Desde Presidencia piden investigación disciplinaria por detención del exsuperintendente de Salud

Gustavo Morales pasó Navidad recluido en la Sijín.

Archivo

El ministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez, se refirió al arresto del exsuperintendente Nacional de Salud, Gustavo Morales, por el desacato a una tutela. “Nos parece que eso es absolutamente injusto y el Gobierno va a solicitarle al Consejo Superior de la Judicatura una investigación disciplinaria de la decisión del juez”, dijo.

Explicó que “en primer lugar, porque no puede haber tutela frente a decisiones administrativas, cuya forma de controvertirlas es a través de una acción ordinaria en el contencioso administrativo”.

Añadió que “en este caso, el funcionario dejó de serlo y no hay forma de exigirle el cumplimiento de esa orden de tutela”, por lo que enfatizó: “De tal manera que el desacato tiene que evaluarse desde el punto de vista disciplinario por el Consejo Superior de la Judicatura”.

La historia que hizo que el exsuperintendente pasara la noche de Navidad recluido en la Sijín comenzó el 8 de junio de 2012, cuando la sociedad anónima Salud Andina le solicitó a la Superintendencia de Salud autorización para ejercer como entidad promotora de salud (EPS). En febrero del siguiente año, la Superintendencia Delegada para la Atención en Salud dio luz verde para la conformación de la EPS y el proyecto de resolución llegó al despacho del superintendente —Morales, en esa época— para que cumpliera la función que le otorgan las normas: “Autorizar la constitución de las entidades promotoras de salud del régimen contributivo y subsidiado”.

La decisión del alto funcionario, sin embargo, fue la contraria. Morales encontró que David Peláez Pérez y Carlos Bula Vieco, secretario de Salud del Atlántico y secretario de Salud de Soledad (Atlántico), respectivamente, hacían parte de las cinco sociedades que conformaban Salud Andina. En concepto de Morales, la ley era clara: directores o servidores de organismos públicos que ejercieran supervisión no podían hacer parte de una EPS. Otra cosa, además, había llamado la atención del superintendente de esa época: un importante oficio de alerta (OF 13-00081767), enviado por el secretario de Transparencia de la Presidencia, Rafael Merchán, el 3 de julio de 2013.

El 25 de diciembre, a las 8 de la mañana, el exsuperintendente de Salud Gustavo Morales quedó en libertad después de haber cumplido 72 horas recluido en la sede de la Sijín en Bogotá. Además de haber pasado tres días privado de la libertad, tendrá que pagar una multa de $6’160.000 —10 salarios mínimos— al Consejo Superior de la Judicatura. ¿La razón? Que así lo ordenó Edwin Volpe Iglesias, juez noveno penal municipal de Barranquilla, quien consideró que Morales había incurrido en desacato por no haber cumplido un fallo de tutela que el propio Volpe había emitido el 1° de septiembre de este año.