Preso por darle chance a 'La Gata'

Se trata de Edwin Armando Romero Ángel, el exrepresentante legal de la Empresa Comercial de Juegos de Suerte y Azar.

De acuerdo con las investigaciones, todo estaba dado para que la firma Aposucre, de propiedad de la familia de la condenada empresaria Enilse López, La Gata, se quedara con el negocio del chance en Sucre. En septiembre, Edwin Armando Romero, entonces representante legal de la Empresa Comercial de Juegos de Suerte y Azar, Emcoazar, le entregó a Aposucre el contrato para la explotación del negocio del chance en ese departamento, un negocio de $6.500 millones.

Sin embargo, serias irregularidades en la adjudicación del contrato y señalamientos hechos por el mismo Gobierno llevaron al gobernador de Sucre, Julio Guerra Tulena, a remover del cargo a Romero y anular la entrega del mencionado contrato. Hoy, Romero fue capturado en el barrio Majagual, en Sincelejo, por supuestamente direccionar el proceso licitatorio para que ninguna otra empresa distinta a Aposucre se quedara con el contrato.

Entre las supuestas maniobras se cuenta que Romero puso como condiciones para el proceso licitatorio una serie de requisitos que solo una empresa era capaz de cumplir: Aposucre. Entre ellas, que los proponentes tuvieran, por lo menos, 100 puntos de venta de chance o una experiencia de 15 años en esa labor. Por estas irregularidades, a Romero le van a imputar los cargos de interés indebido en la celebración de contrato y prevaricato por acción.

De la misma forma se le van a imputar cargos al representante legal de la cuestionada Aposucre, Joaquín Enrique García Hernández. Tras la audiencia de imputación de cargos, el ente investigador va a solicitar la medida de aseguramiento contra Romero y García; sin embargo, contra el segundo se va a pedir la casa por cárcel debido a su edad.

Mientras tanto, en Sucre avanza un nuevo proceso licitatorio para la explotación del negocio del chance en ese departamento debido a que el pasado 12 de septiembre Emcoazar declaró la caducidad del contrato por cuenta de incumplimientos por parte de Aposucre. Pese a que se lo solicitaron en reiteradas ocasiones, la empresa nunca entregó la póliza de cumplimiento del contrato y, por eso, se quedó sin nada.

Curiosamente, esta semana el diario El Meridiano de Córdoba dio a conocer que la Procuraduría investiga presuntas irregularidades a la hora de declarar la caducidad de este contrato. Por ahora, dos empresas Apuestas Margaritas, (de La Guajira), y Superservicios (de Nariño) se disputan esta millonaria licitación.

Y La Gata sigue presa en virtud de la condena a 37 años de cárcel que le impuso la Corte Suprema de Justicia por el homicidio de Amaury Fabián Ochoa Torres, perpetrado el 12 de junio de 2000, y por sus vínculos con los paramilitares. El próximo 21 de noviembre se sabrá quién se queda con el millonario contrato, que por poco y queda en las manos de La Gata.