Pretelt, leguleyadas en campo político

El representante Julián Bedoya, quien investiga al magistrado Jorge Pretelt por presunta corrupción, denunció que en la sesión de la Cámara del jueves se filtró un documento del proceso para sabotear la investigación.

El representante a la Cámara Julián Bedoya es presidente de la Comisión de Acusación e investigador del caso contra el magistrado Jorge Pretelt. El magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt es acusado de haber recibido $500 millones para favorecer una tutela. / Archivo

El escándalo por la presunta corrupción del expresidente de la Corte Constitucional, magistrado Jorge Pretelt, pasó a una nueva fase en el campo de su juez natural: el Congreso de la República. Durante la sesión del pasado jueves en la Cámara de Representantes ocurrió algo inédito, a los congresistas les fue entregado, curul por curul, un documento producido por el abogado del magistrado, Carlos Arturo Gómez Pavajeau, en el que recusa al representante investigador del caso, Julián Bedoya. El episodio volvió a poner los reflectores sobre el polémico togado.

La reacción la dio el propio congresista Bedoya, quien ayer en horas de la mañana citó a una rueda de prensa en la que informó que el abogado de Pretelt, valiéndose de funcionarios del Congreso, entre ellos el secretario del Senado, Gregorio Eljach, estuvo entregando dicho documento, lo que viola la reserva del proceso. Además, denunció que el expresidente de la Corte viene adelantando una “estrategia jurídica” de dilación del proceso, pues se le buscó en cinco ocasiones para notificarle para que se presente ante la Comisión de Acusación y no fue posible encontrarlo.

Bedoya sostuvo que ha sido tanta la dificultad para notificar a Pretelt, que tocó hacerlo mediante un edicto. El representante investigador y presidente de la Comisión de Acusación, pidió a la Fiscalía y la Comisión de Ética del Senado establecer cuáles fueron las intenciones del secretario Eljach “para tratar de constreñir, presionar y amenazar el libre desarrollo de la investigación contra Pretelt”.

Por su parte, Eljach, de quien se rumora en los pasillos del Capitolio Nacional es cercano al magistrado investigado, negó rotundamente dichos señalamientos. Sin embargo, el presidente de la Cámara, Fabio Amín, le pidió al funcionario del Senado asistir a la plenaria de la Cámara para dar una explicación sobre las acusaciones en su contra.

Quien aprovechó para dar una explicación fue la representante Angélica Lozano. La congresista, quien también forma parte de la Comisión de Acusación, afirmó: “Buscan viciar de fondo el proceso disciplinario contra el magistrado Pretelt, buscan recusar a los nueve integrantes de la Comisión que estábamos presentes esa noche, buscan recusar a todos los congresistas presentes porque la plenaria de la Cámara es la segunda instancia de cualquier decisión que tome la Comisión de Acusación”.

A su vez, el mismo magistrado Jorge Pretelt aseguró, fuera de micrófonos, a periodistas de Blu Radio, que el documento filtrado no es prueba alguna y no tiene reserva procesal. Mientras que el apoderado del togado, Carlos Arturo Gómez, aseguró a la misma emisora que no fue él quien entregó el documento, que no es parte de una estrategia de defensa y que, además, si ellos lo hubieran hecho, no lo ven como una violación al proceso que se adelanta en contra de Pretelt.

Gómez Pavajeau dijo desconocer el papel entregado a los representantes y advirtió que de ser el de su autoría, como efectivamente es, “no se está violando la reserva del sumario, porque todos los representantes son jueces en ese caso. No buscamos un impedimento al dar a conocer un documento”, contraatacó. Agregó que la defensa no ha hecho nada ilegal y que “sólo es irregular porque se trata de Pretelt”, dando a entender que lo que hay es una persecución contra el magistrado.

El abogado insistió, eso sí, en el contenido del documento que circuló en la plenaria del jueves. Afirmó enfáticamente que Bedoya no puede ser quien investigue a Pretelt porque no puede ejercer ese rol en el proceso penal y en el disciplinario. También lo acusó de haberse extralimitado en sus funciones de presidente de la Comisión al abrogarse el proceso para hacer un “escándalo mediático”. “Mientras el proceso se encuentra suspendido y usted no se pronuncie sobre la recusación, mi cliente y yo no tenemos nada que hacer en su oficina, pues el incidente de recusación es un acto unilateral de la administración de justicia”, se lee en el papel.

Así pues, el primer episodio del proceso contra el magistrado Jorge Pretelt en el Congreso de la República estuvo signado por las irregularidades, el cruce de acusaciones y un gran ruido medíatico. Y aunque el proceso hasta ahora está calentando y no se ha dado ni el primer cara a cara, desde ya se sabe que va a ser un pulso político y jurídico muy difícil. Tan claro está eso, como que el magistrado Pretel y sus abogados son gente que sabe elegir sus peleas y sus campos de batalla, pero sobre todo está claro que en el Congreso de la República tienen aliados y saben muy bien cuáles son las herramientas judiciales que vencen a los políticos.