Prisión domiciliaria a expareja de fiscal Daniel Díaz, involucrado en el cartel de la hemofilia

Según el ente investigador, Neida Alexandra Plazas habría recibido pagos de los involucrados en el escándalo de corrupción de Córdoba para desviar las investigaciones en su contra. La Fiscalía le imputó cargos por por cohecho y concierto para delinquir.

La expareja de Díaz deberá permanecer en su casa mientras se define su situación. Archivo

La Fiscalía capturó a Neida Alexandra Plazas, expareja de del fiscal anticorrupción Daniel Díaz, quien se entregó el pasado lunes a las autoridades por su presunta participación en el escándalo de corrupción conocido como el cartel de la hemofilia, en el departamento de Córdoba. El ente investigador le imputó cargos por cohecho y concierto para delinquir por supuestamente haber colaborado a Díaz al recibir lo pagos ilícitos de los investigados en el entramado de corrupción. Todos fueron negados por Plazas y mientras se resuelve su situación jurídica deberá permanecer en prisión domiciliaria..

Los hallazgos de la Fiscalía aseguran que “de acuerdo con las interceptaciones telefónicas entregadas a la Fiscalía por parte del Departamento de Seguridad de los Estados Unidos, Plazas Arenas en su condición de compañera sentimental del exfiscal anticorrupción Daniel Fernando Díaz Torres, era la encargada de recibir el dinero producto de los cobros ilícitos”.

(Le puede interesar: Orden de captura contra el fiscal Daniel Díaz, involucrado en cartel de la hemofilia)

En la investigación figura la declaración del abogado Leonardo Pinilla, hoy capturado y a punto de ser extraditado a Estados Unidos, quien aseguró: “Se le entregaron 25 millones primero a Díaz Torres y otros 25 a Neida Alexandra Plazas, en un centro comercial en la avenida Boyacá con calle 72”. Según Pinilla, la entrega de este dinero habría sido un cine, en un encuentro coordinado por Díaz.

Por este motivo la Fiscalía aseguró que “Plazas Arenas tenía un rol especifico, claro, que no fue algo casual, porque sabía cómo se entregaba el dinero, era el canal, tenía una vocación de permanencia dentro de la organización”. Como evidencia el ente investigador aseguró que cuenta con recibos, registros de entrada a los lugares, interceptaciones telefónicas y hasta tiquetes aéreos a Cancún como parte de las dadivas que recibió de los investigados en el cartel de la hemofilia.