En el departamento de Santander

A prisión dos agentes, uno de la Policía y otro del CTI, por presuntos actos de corrupción

Los presuntos actos irregulares, que se desarrollaron en Bucaramanga, consistían en incidir en expedientes judiciales para eliminar antecedentes y, con eso, evitar la judicialización de personas a cambio de sumas de dinero.

Los capturados deberán permanecer en prisión mientras avanzan las investigaciones.Archivo particular.

Un juzgado de garantías de Bucaramanga envió a prisión, en las últimas horas, a un integrante de la Policía Nacional y un agente del CTI de la Fiscalía quienes, al parecer, hacían parte de una organización ilegal que cometía actos de corrupción en el desarrollo de expedientes judiciales en Bucaramanga.

Se trata de Ferney Russo Cañas, alias Ruso o Rusito, un funcionario adscrito a la Policía quien hacía parte de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la capital de Santander. La Fiscalía dice que el objetivo de Russo Cañas era consultar en el Sistema de Información Operativo de Antecedentes (Sioper) para verificar y eliminar antecedentes contra integrantes de la organización y sus posibles socios.

El funcionario del CTI de la Fiscalía es identificado como John Jairo Mercado Avendaño, alias Químico. Mercado Avendaño, según el ente investigativo, coordinaba operativos con otros investigadores de la entidad y exigía millonarias sumas de dinero o bienes para evitar la judicialización de las personas supuestamente implicadas.

Además de Ruso y Químico, el juez también envió a la cárcel a Sergio Ramón Jaimes Rincón, alias Bimbo, y Robinson Rueda Vargas, alias Robi, dos particulares que, de acuerdo con la Fiscalía, suministraban información de acciones perpetradas por integrantes de otras estructuras ilegales con el fin de que realizaran operativos en su contra. Después, explica la entidad, exigían dinero o bienes para intervenir en los procesos.

Estas detenciones hacen parte de la tercera fase de una investigación que inició en el año 2013 y que, dice la Fiscalía, da cuenta de 17 capturas y múltiples sentencias condenatorias a la fecha. La Fiscalía les imputó los delitos de concierto para delinquir, violación de datos personales, extorsión agravada, secuestro extorsivo y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, y deberán permanecer en la cárcel mientras avanza la investigación.