Procesados por millonario desfalco a TransMilenio se declararon inocentes

Entre los imputados se encuentran un funcionario de la Presidencia de la Presidencia y el Ministerio de Defensa.

Una serie de interceptaciones telefónicas son la base de la investigación en contra de una red conformada por siete personas señaladas de desfalcar a TransMilenio mediante la falsificación, adulteración y clonación de tarjetas del sistema masivo de transporte en Bogotá. 

Según la investigación de la Fiscalía General estas personas, quienes fueron capturadas el pasado fin de semana en un operativo conjunto entre el CTI y la Policía Nacional, tenían funciones claras y definidas dentro de la organización que con actividades ilegales habría desfalcado en 27 mil millones de pesos al sistema de recaudo del sistema.

En la audiencia de imputación de cargos se presentaron los audios en los que los integrantes de la red fijan la entrega de las tarjetas clonadas que iban a ser distribuidas en varias localidades de la capital de la República. Igualmente se hace mención a las demoras que se habrían presentado para la entrega, hecho que generó una molestia en los clientes.  

“Son muchas las tarjetas que debo ya (...) Debo recargar porque mucha gente me está jodiendo demasiado ya. Son muchas las que estoy debiendo todavía y todo lo que queda es del Ministerio”. Esta fue una de las conversaciones interceptadas entre Martha Janeth Novoa, asesora de la oficina de control interno del Mindefensa y una persona conocida con el sobrenombre de ‘César’.

En otra conversación Novoa le manifiesta al interlocutor que tiene problemas para recargar las tarjetas. “Yo no me explico por qué se están cayendo las negras (...) Llevo 15 días sin ir a la oficina y la gente ha ido y me preocupa es que, como yo no estoy, se emberracan y me angustia es que hablen con alguien de la oficina”.

Como esta son muchas otras charlas en las que se hace referencia clara y directa a la clonación de tarjetas. “Se encargaban de poner un saldo determinado a las tarjetas y quienes las compraban pagaban la mitad”. Sin embargo, la técnica muchas veces fallaba y ahí era donde se presentaban los problemas.

Igualmente en el desarrollo de la investigación se infiltró un agente quien fue identificado con el sobrenombre de ‘Jefferson’. Fue él el encargado de recolectar las pruebas sobre el modus operandi de la organización. Con una cámara oculta grabó la forma en cómo se compraban las tarjetas personalizadas con “logos de la empresa Colsubsidio”. Las mismas “fueron sometidas a un peritaje por parte de la empresa de recaudo Bogotá. Alias ‘Jefferson’ hace una descripción de cómo utilizarlas de forma fraudulenta”, narró el fiscal.

La Fiscalía General les imputó los delitos de falsedad en documento privado, acceso abusivo a un sistema informático y hurto por medios informáticos. Los siete procesados se declararon inocentes de los delitos imputados.