Procurador arremete de nuevo contra adopción por parte de parejas homosexuales

Según el concepto del ministerio público la jurisprudencia de los tribunales internacionales al respecto le da la razón.

 

A pocos días de que la Corte Constitucional emita un concepto sobre la adopción de una niña por parte de una pareja homosexual el procurador General Alejandro Ordóñez en una carta al alto tribunal aseguró que la adopción es una medida de protección de los menores y no un derecho de los adoptantes “por lo cual las normas demandas no atentan contra los derechos de las parejas del mismo sexo”.

Así mismo reiteró que “la adopción es una institución jurídica establecida para proteger el interés superior del niño en situación de vulnerabilidad, y por ello solo la familia que tiene su origen en las relaciones heterosexuales resulta idónea para cumplir con los fines que el ordenamiento jurídico ha definido”.

En este nuevo concepto el Ministerio Público asegura que su argumentación tiene asidero jurídico y científico, tras presentar ante la corte “más de una decena de estudios científicos internacionales relativos a los efectos perjudiciales que podría tener para los niños la adopción por parte de parejas conformadas por personas del mismo sexo”.

Según señala el concepto negar la adopción a parejas del mismo sexo no constituyen un trato discriminatorio “pues el régimen de adopción no resulta extensible a este tipo de parejas”.

Por último, agrega que sentencias de tribunales internacionales avalan la posición de la procuraduría ya que “el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se encuentra en la misma línea argumentativa debido a que las parejas conformadas por personas del mismo sexo están en situación diversa a las heterosexuales y no tienen el derecho de reclamar un trato jurídico igualitario, sino que esto depende de la decisión política del legislador, y que, en consecuencia, a éstas se les podría ofrecer un trato diferenciado con respecto a la adopción, incluso en relación a los hijos biológicos de alguno de los miembros de la pareja”.