Procurador calificó crimen de cuatro niños en Florencia como "un hecho de crueldad inadmisible"

El jefe del Ministerio Público solicitó adelantar las investigaciones para determinar a los autores materiales de este asesinato.

El procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado calificó como “un hecho de crueldad inadmisible” el asesinato de cuatro menores de edad en una finca ubicad en la vereda El Cóndor, zona rural del municipio de Florencia (Caquetá) en hechos registrados en la noche del pasado miércoles. Ante esto hizo un llamado a las autoridades para que identifiquen los móviles y los autores materiales de este horrendo hecho. 

“Producen asco y mucha preocupación porque aparte del dolor natural por el sacrificio de una vida humana, y más de un niño, lo que demuestra es la enfermedad de nuestra sociedad, que se ha deteriorado a tal punto que sacrifica los más inocentes dentro de los inocentes que son los niños. En cualquiera de los estadios de su vida están siendo sacrificado por intereses personales, políticos, económicos, la vida humana hay que protegerla desde su concepción hasta su muerte natural”, precisó.

El jefe del Ministerio Público añadió que “uno de los hechos más dramáticos de nuestra hora presente es el sacrifico de nuestra juventud y de nuestra niñez. Si hay algo horrible y horrendo que nos exige corregir el rumbo es precisamente la necesidad que tenemos de construirle un futuro a nuestros hijos y a nuestros niños, pero que ellos sean sacrificados con la violencia es una muestra de crueldad que nunca ha tenido antecedentes, o que no tiene antecedentes en la historia colombiana, y contemporáneamente uno siempre encuentra episodios como ellos”.

Desde Tolú (Sucre) donde adelanta una visita institucional el Procurador General aseguró que este tipo de hechos revisten una de las razones “que nos compromete la voluntad de todos los colombianos para tener paz. Esto implica una tranquilidad en el orden, una paz que requiere que no haya impunidad para garantizar que no haya esas repeticiones, la necesaria verdad, justicia y reparación”.

Por su parte un fiscal especializado en Caquetá asumió la investigación y ordenó la recolección de pruebas, entre ellas una inspección a la casa de madera en la que se encontraron los cuerpos de los menores de 17, 14, 10 y cuatro años de edad. Así como entrevistas a los vecinos de la finca. Las autoridades cuentan con la hipótesis que el crimen se presentó por una disputa de predios. 

En un informe el ente investigador reportó el lugar en el que se encontraron los cuatro cuerpos sin vida, así como la ubicación del único sobreviviente que logró resguardarse del ataque. En el documento se manifiesta que pese a que recibieron una comunicación de la Central de Comunicaciones de la Polciia sobre existencia de cuatro cuerpos en ua finca de madera no tuvieron el acompañamiento de los agentes ni de miembros de la Berigada XII de Ejército.