Procurador General no asumirá proceso contra senador Merlano

El jefe del Ministerio Público rechazó las pretensiones de la defensa del senador investigado disciplinariamente por tráfico de influencias.

El procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado rechazó la solicitud presentada por la defensa del senador Eduardo Carlos Merlano para que él fuera el funcionario que adelantara el proceso disciplinario que se adelanta contra su cliente por tráfico de influencias.

En su decisión, el jefe del Ministerio Público no aceptó los argumentos presentados por el abogado del senador del Partido de la U que argumentaba que debia ser Ordóñez Maldonado quien adelantará este proceso puesto que debido a su fuera es su juez natural.

"No hay argumento para reasumir el proceso que fue negado en la Sala Disciplinaria de la Procuraduía General", precisa uno de los apartes de la decisión firmada por Ordóñez Maldonado.

El congresista es investigado por los hechos registrados en la madrugada del pasado 13 de mayo en la ciudad de Barranquilla en los cuales, se negó a practicarse una prueba de alcoholemia cuando fue retenido por un grupo de patrulleros cuando manejaba aparentemente bajo los efectos del alcohol y sin permiso de conducir,

En los alegatos de conclusión, el abogado del senador, ha manifestado que se registraron varias irregularidades en el proceso en el cual los patrulleros realizaron el retén. 

El senador entregó su versión libre por escrito ante la Secretaria Disciplinaria de la Procuraduría General. 

“La Policía se equivocó”

En su intervención el abogado, Héctor Carvajal, señaló que después de las pruebas recolectadas en este proceso se pudo inferir que los patrulleros que estuvieron en el retén incurrieron en múltiples irregularidades.

Entre ellas, cuatro de los seis patrulleros habían pedido el curso que los avalaba para adelantar las pruebas de alcoholemia, hecho que permite inferir los uniformados no estaban preparados para adelantar dichos procedimientos.

Según el abogdo, solamente dos de los uniformados habían pasado y tenían su certificado de que habían cumplido los cursos de seguridad vial que les exigía la Institución para adelantar estos retenes ubicados en las principales vías de la ciudad de Barranquilla.

El jurista cuestionó seriamente el papel adelantado por la Procuraduría General en este proceso, al indicar que la mayoría de las pruebas recolectadas durante el juicio disciplinario.

"La Procuraduría no hizo su tarea dentro del juicio, la tarea la hizo la defensa todas las pruebas del juicio fueron a petición y por aporte de la defensa" precisó el abogado quien señaló que todos los testimonios de los uniformados presentan serias contradicciones e incoherencias.

El abogado también señaló que se deben revisar las condecoraciones que se le entragaron a los patrulleros que adelantaron la inspección y el reten al senador, quien se negó en dos oportunidades a practicarse la prueba de alcoholemia argumentando que era un Senador de la República y que había ganado 50 mil votos, por lo que exigió respeto.  

“Esas condecoraciones tienen que ser revisadas por la Policía Nacional, en esas condecoraciones no hay una línea de conducta que permita inferir que se impusieron de manera regular”, preció el jurista.