Procurador pide un “proceso transparente” en elección de magistrados para doble instancia

Este procedimiento, según el Ministerio Público, debe incluir audiencias públicas y difusión de hojas de vida de los candidatos, quienes harán parte de las dos nuevas salas: una de instrucción y otra de primera instancia.

Fernando Carrillo, procurador general. Archivo particular.

“Un proceso abierto de cara a la ciudadanía”. Ese es el pedido que el procurador general, Fernando Carrillo, le hizo este viernes al Consejo Superior de la Judicatura para la selección de los nueve candidatos que harán parte de la Corte Suprema de Justicia y que pondrá en marcha la segunda instancia para aforados.

Este proceso, en criterio de Carrillo, debe incluir audiencias públicas y difusión de hojas de vida de los postulantes, quienes harán parte de las dos nuevas salas: una de instrucción, integrada por seis magistrados, y otra de primera instancia, que contará con tres togados. La actual Sala Penal de la Corte Suprema será la segunda instancia. (Le podría interesar: La segunda instancia para aforados sería una realidad en abril)

Para el Ministerio Público, la suerte de esta reforma constitucional demanda que la ciudadanía pueda intervenir en el proceso de selección con el objetivo, entre otras cosas, “para que sean los juristas de las mayores calidades éticas y profesionales quienes integren las nueve listas de elegibles” y que, según la Procuraduría, serán puestas a consideración del alto tribunal.

Para el procurador, esta convocatoria que hará el Consejo Superior de la Judicatura debe tener una página web, en donde la ciudadanía pueda consultar las hojas de vida de los candidatos, espacios para las objeciones ciudadanas y respuestas a las mismas. El proceso que adelanta la Corte Suprema para hacerle frente a los recientes escándalos de corrupción, exige, en criterio de Carrillo, que los candidatos le informen al país sus eventuales impedimentos.(Lea también: Doble instancia para los congresistas, la petición que aprobó el Congreso)

Asimismo, que informen los vínculos con personas políticas, si han sido objeto de alguna sanción en el pasado y por qué causa y, también, que estén “dispuestos a firmar un compromiso de comportamiento ético frente al proceso de estudio (…) de la hoja de vida”. Finalmente, el Ministerio Público le pide a la Judicatura el mayor esfuerzo posible para que para que el proceso de selección no se convierta en un freno de 349 indagaciones e investigaciones contra congresistas y 94 juicios que adelanta el alto tribunal.