Procuradora General (e) rechazó señalamientos sobre cuestionados nombramientos

El Sindicato del Ministerio Público aseguró que Martha Isabel Castañeda estaría buscando garantizar su postulación en la Corte Suprema de Justicia para ser ternada a magistrada de la Corte Constitucional.

La procuradora general encargada, Martha Isabel Castañeda rechazó los cuestionamientos presentados en los últimos días en su contra frente al nombramiento irregular de familiares cercanos de magistrados de la Corte Suprema de Justicia en el organismo de control disciplinario para así garantizar su postulación a la terna de magistrada de la Corte Constitucional.

Castañeda aseguró que los señalamientos hechos por el sindicato de la Procuraduría General no corresponden a la verdad puesto que en ningún momento se han hecho nombramientos dirigidos a favorecer su candidatura ante la Corte Suprema de Justicia. El Sindicato cuestionó dos nombramientos hechos por la Procuradora al asumir el cargo.

En el documento revelado hace dos semanas se hace mención al nombramiento de un familiar de la actual presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Margarita Cabello Blanco como su asesor personal. Ante esto la Procuradora General (e) indicó que él ha laborado en su despacho hace cinco años y es una de sus funcionarios de confianza.

Juan Javier Cabello, explicó, no es familiar directo de la presidenta de la alta Corte. “Es una persona preparada, ahorita está en maestría, es de confianza. Por tal razón yo lo lleve como secretario privado, es decir viene desde el interior de la Procuraduría y no es una persona nueva”.

“Ese parentesco – agregó- que han querido endilgar con la doctora Margarita Cabello tampoco está dentro del cuarto grado de consanguineidad”, precisó Castañeda. “Es una persona que se queda allí hasta las 10 de la noche, hasta la hora que yo lo necesite. Además conoce el oficio”.

Frente al nombramiento de Gilberto Blanco, quien también fue señalado de ser familiar de la presidenta de la Corte Suprema, aseguró que es una persona que trabajó en el despacho de la Viceprocuraduría durante un año y medio. “Es una persona a quien admiro y respeto su profesionalismo, su capacidad y necesitaba a una persona de ese talante en esa delegada”.

Manifestó que en este caso solamente hay una coincidencia en su apellido con la magistrada Cabello Blanco puesto que no existe ningún parentesco familiar. “Ahí no se declaró insubsistencia de ningún delegado, simple y llanamente estaba un funcionario encargado desde que se posesionó el procurador Óscar Darío Amaya como consejero de Estado, es decir había una vacante”.