Procuraduría abre investigación disciplinaria a Hernán Andrade, Álvaro Ashton y Musa Besaile

El ente de control explicó que la apertura de los procesos es por cuenta de su supuesta participación en el escándalo del cartel de la toga.

La Corte Suprema de Justicia también está tras la pista de estos congresistas.Archivo y Revista Semana

La Procuraduría General se suma a los esfuerzos de las autoridades por investigar los detalles del escándalo por el cartel de la toga. El procurador general, Fernando Carrillo, acaba de anunciar la apertura de tres investigaciones formales a los congresistas Hernán Andrade, Álvaro Ashton y Musa Besaile.

De acuerdo con el comunicado de prensa que leyó Carrillo, el proceso contra Andrade es “por su presunta participación en una red de la que harían parte los abogados Luis Gustavo Moreno y su socio Leonardo Luis Pinilla, para manipular procesos en la Corte Suprema de Justicia”. La Corte Suprema de Justicia ya le abrió una investigación preliminar al senador conservador, quien ha negado cualquier vínculo con Moreno o con los exmagistrados Francisco Ricaurte, Leonidas Bustos, Gustavo Malo y Camilo Tarquino.

En cuanto al senador Ashton, la Procuraduría es más puntual pues, asegura, la investigación se enfoca en el supuesto pago que realizó a la red de corrupción que se instaló en la Corte Suprema de Justicia para beneficiarse en un proceso por parapolítica en su contra. El alto tribunal ya le abrió una investigación formal por el delito de cohecho por dar u ofrecer.

Ashton, al parecer, habría pagado $600 millones a cambio de la "ayuda" en su proceso, y $200 millones de ese pago, relató el exfiscal Moreno, se los entregó al exmagistrado Bustos quien, al igual que Ashton ha negado cualquier relación con estos ilícitos y han aclarado que se defenderán de cualquier señalamiento en su contra tanto en la Corte Suprema, como en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes.

Sobre el senador Musa Besaile, preso en La Picota de Bogotá por estos hechos, la Procuraduría explicó que su proceso se abre "por el presunto acuerdo o negociación con el abogado Luis Gustavo Moreno para el pago de una millonaria suma que evitara que la sala Penal de la Corte Suprema de Justicia expidiera una orden de captura en su contra". Besaile confesó que le pagó $2 mil millones a Moreno para evitar su arresto, pero aclaró que lo hizo porque se sintió extorsionado.