Procuraduría abre investigación preliminar a policías que habrían recibido soborno de Moreno

Gustavo Moreno aseguró que varios agentes recibieron $1 millón a cambio de no registrar un carro en el que transportaba $390 millones, dinero que habría pagado el senador Musa Besaile para detener una supuesta orden de captura en su contra.

La Policía anunció que le pedirá a la Corte Suprema más información sobre este caso para dar con los agentes involucrados.Policía Nacional

Ante una sala de instrucción de la Corte Suprema de Justicia, el exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, dio detalles de cómo funcionaba la red de magistrados y abogados que se ingeniaron una estrategia para que, a cambio de dinero, pudieran incidir en decisiones judiciales. Según la Fiscalía, se trata de una organización criminal que puso en jaque a la justicia y Moreno es una pieza fundamental en ese entramado. (En contexto: Investigación contra Gustavo Moreno por corrupción aterrizó en la Corte Suprema)

Esta semana, el exfiscal contó que él y el abogado Luis Ignacio Lyons le pagaron a varios policías $1 millón para que no registraran el carro en el que transportaban el dinero que había pagado el senador Musa Besaile a esta red. Por este caso, la Procuraduría ya anunció que abrió una investigación preliminar en contra de los agentes involucrados en este caso. El Ministerio Público ordenó práctica de pruebas para además verificar la versión de Moreno. (El embajador de la India, de la justicia)

Según lo que relató el exfiscal, después de recibir una llamada de Lyons, quien le contó que Besaile ya había entregado una parte del pago que había concertado con la red de corrupción, ambos abogados decidieron que el dinero lo iban a guardar en la casa de Moreno mientras se lo entregaban al destinatario final: el exmagistrado Francisco Ricaurte, hoy preso en La Picota y también pieza clave del grupo. (Envían a La Picota al exmagistrado Francisco Javier Ricaurte)

En el trayecto hacia la casa del exfiscal, los abogdos fueron detenidos por un retén de la Policía. En medio de maniobras para evitar que los agentes requisaran el carro y se encontraran los fajos de billetes, Moreno relató que Lyons le pagó $1 millón a cada uno de los policías para evitar la requisa. “Nos terminan escoltando hasta la casa”, resaltó Moreno. La Policía ya le pidió a la Corte Suprema que le proporcione más detalles de este caso para dar con los agentes involucrados. (Lo que tiene la Fiscalía, hasta ahora, en contra de Ricaurte)

El dinero que transportaba ese día el exfiscal Moreno y el abogado Lyons solo es una parte del trato al que habrían llegado con el senador. El propio congresista Besaile ya aceptó que pagó $2.000 millones a la red de corrupción para que detuviera una orden de captura en su contra que, le dijeron, estaba lista para ser emitida en la Corte Suprema. Besaile ha dicho, sin embargo, que pagó presionado y que fue víctima de una extorsión por parte de Moreno. (El cara a cara entre Gustavo Moreno y Musa Besaile)

La versión del exfiscal, no obstante, es diferente. Al alto tribunal, Moreno le contó que todo se trató de una negociación para que el proceso por parapolítica contra Besaile no avanzara en la Corte. Dijo además que el trato se hizo directamente con el exmagistrado Ricaurte y que para lograr el cometido, la información del magistrado Gustavo Malo -quien tenía a cargo el expediente de Musa Besaile- fue clave.