Procuraduría alerta por impacto ambiental de mina de cobre de AngloGold Ashanti

Noticias destacadas de Judicial

El Ministerio Público envió un comunicado con carácter de urgencia a Empresas Públicas de Medellín (EPM), sobre el informe de evaluación ambiental del proyecto de minería Quebradona, que tendrá una duración de 38 años y estará ubicado en la zona rural de Jericó (Antioquia).

Por potenciales modificaciones en las condiciones del terreno, en la estabilidad de la zona, en las dinámicas naturales del agua, en el cauce del río Cauca y en el hábitat de la fauna y flora de la región, la Procuraduría alertó a Álvaro Guillermo Rendón, gerente de Empresas Publicas de Medellín (EPM), por las peligrosas consecuencias que podría sufrir la zona rural de Jericó (Antioquia), si no se imponen las medidas necesarias contra el proyecto Quebradona. Se trata de todo un complejo minero que está a punto de iniciar la fase de producción, cuyo principal responsable es la multinacional extractora de cobre AngloGold Ashanti. EPM aportará la energía durante su desarrollo.

Lea también: “Nuestra supervivencia en el mundo depende de la conservación de la Amazonia”.

“Consideramos necesario solicitar a ustedes (EPM) nos manifiesten si existe algún estudio en marcha, o presupuestado que contemple lo expresado en ese requerimiento, de la misma manera les requerimos formalmente a que se implemente todas las medidas necesarias que demande la advertencia consignada en este exhorto, de lo cual deberá informarnos”, dijo la Procuraduría Agraria y Ambiental de Antioquia. La multinacional AngloGold Ashanti ha registrado proyectos de exploración desde 2004 en Colombia. Sin embargo, ahora las autoridades le siguen la pista tras publicar su evaluación ambiental sobre el proyecto Quebradona.

La Procuraduría encontró, tras revisar el informe de evaluación ambiental, el cual es de conocimiento público, que el proyecto Quebradona podría modificar las condiciones iniciales del terreno y generar una nueva condición geomorfológica en el suroeste antioqueño. Además, durante la fase de producción, de la cual se tiene pensado extraer 4,9 millones de toneladas de cobre, el proyecto minero podría generar áreas potencialmente sometidas a deslizamientos, desprendimientos, hundimientos y otros fenómenos de carácter geológico que impliquen cambios en la estabilidad del terreno. “El proyecto tendrá una duración de 38 años y el área de intervención será de 471 hectáreas, que corresponden a cuatro predios en las veredas Cauca y Quebradona de Jericó, Antioquia”, asegura AngloGold Ashanti.

A través de un documento oficial conocido por El Espectador, el procurador Héctor Manuel Hinestroza indicó que el incremento progresivo del área a intervenir por el proyecto, aumentará las zonas donde se puedan presentar inestabilidades. “En la medida en la que se avance en la construcción de los túneles, mayor será el área en donde se presenten inestabilidades dentro de los mismos. Así mismo, las inestabilidades pueden generarse por el desarrollo de diversas actividades y magnificarse en la medida en la que más actividades se realicen sobre la misma área”, agregó el órgano de control. La comunicación también llegó a Rodrigo Suarez Castaño, director de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla).

Pero el posible daño del proyecto Quebradona, advertido por la Procuraduría, no se queda allí. De acuerdo con la evaluación de la misma multinacional, cuyas oficinas principales están en Sudáfrica, intervenir la zona rural del municipio de Jericó podría causar cambios en la dinámica del agua subterránea, de hecho, se estableció que durante el desarrollo productivo se puede provocar la perdida o reducción del caudal de manantiales o afloramientos de agua subterránea. “Alteraciones en las características fisicoquímicas y microbiológicas de las aguas superficiales ocasionadas por el aporte de sustancias y residuos originados en la ejecución de las obras y actividades del proyecto”, son otras consecuencias de la proyectada explotación del mineral que quedaron consignadas en el informe.

Lea también: El Gobierno no logró reducir el uso de mercurio en minería que propuso hace cuatro años.

AngloGold Ashanti logró quedarse con el proyecto, a través del contrato de concesión N° 5881, consignado en el Registro Nacional de Minería desde el 9 de diciembre de 2016. La multinacional asegura que es la tercera compañía minera del mundo en producción de oro, contando con filiales en Colombia, Brasil, Argentina, Guinea, Malí, Ghana, Tanzania y Australia. “Se extraerá el mineral (en Jericó) a través de un método de hundimiento por subniveles que incluye: perforaciones y voladoras controladas, trituración inicial y transporte a través de bandas instaladas en los túneles de acceso hasta la planta de procesamiento ubicada en superficie en la vereda Cauca (de Jericó, Antioquia)”, asegura la compañía.

A través de su página web, Quebradona asegura que, durante las casi cuatro décadas que durará el proyecto, no usará el agua que suministra al municipio de Jericó. Incluso, la compañía afirma que durante las fases de construcción y operación usarán menos del 1% del volumen del río Cauca. Sin embargo, examinando el informe de evaluación ambiental, la misma empresa dice que hay una alta probabilidad de vulneración contra los causes de agua. “Se considera como un impacto permanente dado que se construirán diferentes obras sobre los cauces del área del proyecto. Estas obras cambiarán la dinámica de los mismos y, dado que se utilizarán por periodos superiores a 15 años y, en algunos casos, de manera indefinida, el efecto se genera en un periodo de tiempo indefinido”, dice el informe en la página 103.

La Procuraduría advirtió que se trata de una zona que ha sufrido históricamente de deslizamientos. En el documento se mencionó lo sucedido el 16 de diciembre de 1970 en la vía que conduce al municipio de La Pintada (Antioquia), a pocos minutos de Jericó, cuando un siniestro de esas características se extendió por 400 m y arrastró al río Cauca por lo menos 30 vehículos, entre los cuales se encontraban tres buses de pasajeros. “El número indeterminado de muertos se ha calculado entre 100 y 200”, agregó el ministerio Público. Por tal razón, el órgano de control explicó a EPM que haciendo un examen incisivo del proyecto Quebradona, podrían evitarse nuevas muertes por desequilibrio en las condiciones geomorfológicas del terreno.

Lea también: La propuesta en Congreso que protegería las zonas aledañas a páramos.

Sobre la estabilidad del terreno, AngloGold Ashanti no ofrece un panorama alentador para iniciar la fase de producción de su proyecto en Antioquia. “La subsidencia -hundimiento de una superficie- generada por la explotación de mineral y el desarrollo de la mina generará un área inestable en la zona superficial sobre la montaña. Esta inestabilidad, causada por el proceso de hundimiento, permanecerá por un tiempo indefinido. Para evitar accidentes causados por esta inestabilidad, esta zona tendrá un cerramiento que no permitirá el acceso de personas”, se describe en la página 102 del documento.

Por otro lado, dentro de todas las problemáticas descritas por el proyecto Quebradona, denunciadas por la Procuraduría, se encontró que con respecto a la fauna y flora se contempla una alteración importante, pues “se reemplazarán zonas boscosas por obras del proyecto”. Los resultados del informe de evaluación ambiental dibujan un paisaje peligroso para las especies de la zona, pues se pronostica su fragmentación y perdida de habitad, lo que alterará su composición y riqueza, en palabras de la misma multinacional. Así se describió la relevancia del impacto ambiental, luego de culminar la fase de exploración.

La respuesta de AngloGold Ashanti

En la tarde de este jueves 17 de diciembre, la multinacional con filial en Colombia respondió que el proyecto “tiene como propósito convertir la riqueza mineral del territorio en su progreso ambiental, económico y social y para hacer esto posible ha sido diseñado cumpliendo con los más altos y modernos estándares técnicos y ambientales”. Agregó que, a la fecha, los administradores de la obra no han sido notificados de ningún acto administrativo por parte de la Procuraduría para Asuntos Ambientales y Agrarios de Antioquia, que en la mañana de hoy alertó a EPM y a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales.

“AngloGold Ashanti tiene la certeza de que Quebradona integra todos los componentes requeridos por las autoridades y la Ley colombiana para ser un proyecto viable, seguro y sostenible. Además, refleja todos aquellos aspectos que han sido manifestados por los habitantes de la zona de influencia, asegurando así que cumple con su propósito de generar progreso ambiental, económico y social”, afirmó la compañía en un comunicado de prensa. Así mismo, AngloGold Ashanti controvirtió a la Procuraduría e indicó trabajará con métodos modernos, considerados como “los más seguros en manejo de materiales”. Por último, se comprometió a entregar información eficaz a los órganos de control que estén interesados en verificar las actuaciones.

::Conozca aquí el informe de evaluación ambiental del proyecto Quebradona::

Comparte en redes: