Procuraduría calificó como “una burla a la justicia” aplazamientos en caso grafitero

Los padres de Diego Felipe Becerra aseguraron que la defensa de los procesados han incurrido en maniobras dilatorias con el fin de omitir el accionar de la justicia.

Ante el juez 43 de conocimiento, la representante de la Procuraduría General cuestionó seriamente la posición del expatrullero de la Policía Metropolitana de Bogotá, Wilmer Antonio Alarcón de solicitar continuos aplazamientos en el proceso que se le adelanta contra su cliente por el delito de homicidio agravado por el crimen del joven grafitero, Diego Felipe Becerra.

La delegada del Ministerio Público aseguró que estas acciones dilatorias “son una burla a la administración de justicia”, por lo que pide que tomen acciones correctivas contra el abogado defensor del exuniformado quien este viernes nuevamente no se hizo presente a la audiencia preparatoria.

Ante esto le pidió a la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura que tome una decisión de fondo y siente un precedente para la sociedad. “Falta a la profesión de abogado y afecta a la administración de justicia”, señaló la procuradora del caso al considerar que no se pueden aceptar más dilaciones.

Igualmente le pidió al procesado que tome conciencia y piense qué es lo mejor para él, ya que los continuos aplazamientos también lo afectan a él y van en contra de su derecho a recibir una rápida y efectiva administración de justicia.

“Sea coherente con lo expresado en otras audiencias de demostrarle arrepentimiento a las víctimas”, señaló la representante del órgano de control disciplinario en su corta intervención.

Al final de la audiencia Liliana Lizarazo, madre del joven grafitero calificó como “una burla a la justicia” los nueve aplazamientos que se han presentado en 11 meses para realizar la audiencia preparatoria en contra del expatrullero de la Policía Metropolitana de Bogotá, Wilmer Antonio Alarcón.