Procuraduría dejó en firme destitución de gobernador de Caquetá

El mandatario departamental fue inhabilitado por 11 años para ejercer cargos públicos por irregularidades en contratación.

Al resolver el recurso de apelación, la Procuraduría General dejó en firme la sanción disciplinaria en contra del gobernador del Caquetá, Víctor Isidro Ramírez consistente en destitución e inhabilidad por 11 años para ejercer cargos públicos por su participación en irregularidades en contratación en el departamento.

En fallo de segunda instancia, el Ministerio Público consideró que existen pruebas suficientes para inferir que el mandatario departamental incurrió en una falla disciplinaria en las irregularidades que rodearon la suscripción y ejecución de un contrato de asociación.

Los hechos materia de investigación hacían referencia al convenio que buscaba impulsar programas y actividades de interés público acordes con el Plan de Desarrollo Departamental.

Según el órgano de control disciplinario en este proceso de contratación se desconocieron los principios de transparencia, economía y responsabilidad que rigen la contratación estatal y eludiendo la aplicación de los procedimientos contractuales pertinentes.

En este punto se señala que se omitieron las funciones de vigilar y proteger las actividades en materia contractual.