Procuraduría dejó en firme sanción disciplinaria contra 'Kiko' Gómez

En fallo de segunda instancia se le rebajó la sanción de 17 a 12 años para ejercer cargos públicos.

En fallo de segunda instancia la Procuraduría General dejó en firme la sanción disciplinaria emitida en contra del exgobernador de la Guajira, Francisco Gómez Cerchar por su participación en una serie de irregularidades en contratación en el departamento.

Sin embargo la sanción disciplinaria le fue rebajada de 17 a 12 años para ejercer cagos públicos. Actualmente ‘Kiko’ Gómez se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá en el marco de un proceso que se le adelanta por su presunta participación en cinco homicidios, nexos con grupos paramilitares –principalmente la banda criminal de alias ‘Marquitos’- y tráfico de armas.

En la investigación disciplinaria el órgano de control disciplinario consideró que en los procesos contractuales analizados se incorporaron criterios que limitaron grave y flagrantemente la libre concurrencia de posibles oferentes (por otorgar puntajes a criterios que eran habilitantes, por haber incorporado situaciones que limitaron la participación de oferentes y porque, en el último caso, simplemente nunca el proceso fue sometido a la pluralidad de proponentes).

Así mismo, estableció que el gobernador no respetó ni garantizó el deber de selección objetiva y el principio de transparencia de la contratación estatal, lo cual se hubiera logrado mediante el diseño de procesos públicos en los cuales se hubiese brindado la posibilidad real de que, quien estuviera en capacidad para cumplir con los objetos contractuales, lo hubiera podido hacer en igualdad de oportunidades.

En los procesos que se analizaron por parte del ente de control simplemente la administración limitó esta oportunidad, con lo cual violó principios que tienen una dinámica propia, con el fin de brindar a la administración y a la comunidad misma, la mejor manera de satisfacer sus necesidades.

También se señaló en esta decisión que la labor de los directores de la actividad contractual, en este caso, del gobernador de La Guajira, no puede limitarse a meras formalidades, como por ejemplo, la expedición de memorandos contentivos de instrucciones genéricas respecto a la observancia de la ley por parte de los funcionarios encargados de la contratación; su actuación debió haber sido en grado sumo diligente y eficaz, con el fin de lograr el cometido y el cumplimiento de las funciones para las cuales fue elegido.