Procuraduría destituyó a policía por torturar a un ciudadano

El uniformado lo golpeó e intentó asfixiarlo para que confesara su participación en un homicidio.

La Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por 10 años para ejercer cargos públicos al intendente de la Policía Metropolitana de Bogotá, Germán Ricardo Camargo por su participación en las torturas que le fueron realizadas a un ciudadano en hechos registrados el 2 de marzo de 2004.

En el fallo de primera instancia se manifestó que existen pruebas que indican que el uniformado abusó de su autoridad cuando adelantaba una investigación por un supuesto homicidio en la capital de la República.

En este sentido se indica que se pudo establecer que el policía le propinó golpes a un ciudadano en repetidas oportunidades además de haberle puesto una bolsa en su cabeza en el interrogatorio para que confesara su participación o brindara información en la investigación.

Para la Procuraduría, la conducta ejecutada por el entonces intendente Camargo Torres constituye una grave violación a los Derechos Humanos que a la luz del Código Único Disciplinario se califica como falta gravísima.

“No solamente incumplió su deber de respetar la Constitución Política, los tratados Internacionales sobre Derechos Humanos y la misma Ley, sino la razón de ser de ese mismo deber frente a un Estado social de derecho”, precisa uno de los apartes de la decisión.