Procuraduría emitirá fallo en caso Saludcoop

Este miércoles se conocerá la primera decisión judicial de fondo sobre uno de los mayores escándalos del sector salud.

A trece exdirectivos de la intervenida EPS Saludcoop les llega la hora cero en la Procuraduría: este miércoles, el organismo, representado por el procurador delegado para la Vigilancia Administrativa Fernando Brito, determinará si este grupo de personas –que incluye al expresidente de la entidad, Carlos Augusto Palacino– cometió irregularidades a la hora de solicitar recobros ante el Fosyga que llegaron a los $160 mil millones.

Los señalados exdirectivos habían sido llamados a juicio disciplinario el pasado 24 de mayo. En ese momento la Procuraduría sostuvo que ellos habrían incurrido en faltas gravísimas “al realizar recobros al Fosyga por medicamentos, servicios médicos o prestaciones excepcionales en salud no POS y fallos de tutela, utilizando como soporte el pago de cheques girados, los cuales, según la auditoría forense, no fueron entregados a sus beneficiarios”.

En otras palabras, la investigación de la Procuraduría se basó en el hecho de que los investigados le hubieran pedido al Estado la devolución de altas sumas de dinero por servicios que, en realidad, ellos no habían prestado, advirtió el Ministerio Público.
  
El de mañana será el primer fallo en el caso de este escándalo de la salud. La Fiscalía y la Contraloría también indagan sobre las irregularidades que podrían haber cometido exdirectivos de Saludcoop para apropiarse de dineros públicos y, según la Contraloría, la desviación de recursos parafiscales y el sobrecosto en medicamentos de esta EPS le podrían haber costado un detrimento patrimonial al Estado de $1.3 billones.

En la Contraloría, el expediente Saludcoop es un dossier de 65 expedientes con más de 13 mil folios y 44 discos compactos. En 2011 se ordenó la apertura formal de un proceso de responsabilidad fiscal en contra de seis directivos de la EPS entre 2006 y 2011; 43 empresas del grupo y sus representantes legales; 12 miembros del consejo de administración; cuatro de la junta de vigilancia, y dos altos funcionarios del gobierno Uribe.

Los organismos judiciales y de control indagan también si la EPS cometió anomalías al destinar recursos que sólo debían utilizarse en mejorar los servicios para los usuarios en proyectos como la construcción del lujoso condominio Villa Valeria, o el pago de honorarios excesivos a los asesores legales de la empresa. Uno de ellos era el hoy fiscal general, Eduardo Montealegre, quien recibió cerca de $5.000 millones por sus asesorías entre 2006 y 2009. Montealegre, además, ha admitido una relación personal con Carlos Palacino.

En 2011, Saludcoop fue intervenida por la Superintendencia de Salud. Según un informe de análisis de la Procuraduría, Saludcoop hubiera quebrado de no haber sido intervenida debido a los malos manejos de sus finanzas, pues las irregularidades incluían una indebida repartición de utilidades. En los últimos meses la EPS ha tenido que vender varias propiedades para poder responder por las deudas acumuladas.

El abogado de Palacino, Jaime Lombana, ha sostenido que no existen evidencias que demuestren que su defendido se apropió de dineros de la EPS. Según Lombana, el proceso de Saludcoop no es más que el “producto del afán persecutorio de la anterior administración para justificar el escándalo de la salud”.

Este miércoles la Procuraduría se pronunciará sobre Carlos Palacino, representante legal de Saludcoop; Carolina Lamus, vicepresidenta administrativa y miembro de la Junta Administradora de Epsifarma; y Javier Mauricio Sabogal Jaramillo, vicepresidente financiero, representante legal suplente y apoderado general de Saludcoop.

También sobre miembros del Consejo de Administración de Saludcoop para el periodo comprendido entre el 2009 y el 2011, tanto principales como suplentes: Gabriel Franco, Juan Carlos Restrepo Cardona, René Cavanzo Alzugarate, Carlos Julio Mora, William Buitrago González, Alberto Castro Cantillo, Fernando Noguera Arrieta, Ana María Piñeros, Beatriz Giraldo Aristizábal y Gloria Lucía Quiroz Hernández.