Procuraduría pide a la Fiscalía investigar incendio en centros ceremoniales de la Sierra Nevada

Para el Ministerio Público este incendio representa no sólo la pérdida de estas invaluables construcciones ancestrales, sino también "la destrucción de siglos de memoria y de sagradas dimensiones de sabiduría”. 

Cortesía

El pueblo indígena kankuamo, que habita en el corregimiento de Guatapurí, Valledupar, en la Sierra Nevada de Santa Marta, advirtió este viernes sobre lo incendios que consumieron dos kankurwas o centros ceremoniales de la comunidad.  Al parecer, las llamas fueron provocadas por un acto deliberado. (Lea: Queman centros ceremoniales del pueblo kankuamo en la Sierra Nevada de Santa Marta)

Al respecto, la procuraduría publicó un comunicado en el que condena los actos delincuenciales e invita a la Fiscalía investigar y esclarecer quién está detrás de estos ataques contra el pueblo Kankuamo, que por tercera vez destruidas sus kankurwas.

“La Procuraduría General de la Nación se solidariza con los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta por el incendio que consumió dos centros ceremoniales (kankurwas) del pueblo Kankuamo, y hace un llamado a la Fiscalía General de la Nación para esclarecer los extraños hechos que rodean esta tragedia.”, indicó en el comunicado.

Ente tanto, los procuradores delegados para Asuntos Étnicos, Richard Moreno Rodríguez, y para Asuntos Agrarios, Harvey León Quintero Gracía, pidieron a las autoridades tomar las medidas necesarias frente a los responsables de la destrucción de dos lugares sagrados de cohesión y tradición cultural. 

La tragedia se presentó 17 días después de la visita que el jefe de la entidad, Fernando Carrillo, la Corte Constitucional, y varios delegados hicieron a la Sierra Nevada, donde acordaron en una audiencia pública velar por la protección de los cuarto pueblos étnicos de la región. 

No es la primera vez que el pueblo Kankuamo ve destruidas sus kankurwas, por lo el ente de control pide celeridad en los resultados de las investigaciones, tanto de la Fiscalía General como de las autoridades propias de los pueblos indígenas.