Procuraduría pidió absolver a exdirector de la UIAF en proceso por 'chuzadas'

Consideran que no se allegaron pruebas que relacionen a Mario Arangurén con faltas de tipo penal.

Ante la jueza décima especializada de Bogotá, los representantes de la Fiscalía y la Procuraduría General solicitaron que se absuelva al exdirector de la Unidad de Análisis de Información y Análisis Financiero (UIAF), Mario Arangurén  procesado por su presunta participación en el llamado escándalo de las 'chuzadas del DAS'.

En su intervención, el delegado del Ministerio Público indicó que en el proceso que duró tres años no se allegó ninguna prueba que relacionara a Aranguren con los delitos de concierto para delinquir, abuso de función pública y prevaricato por acción.

Ante esto indicó que ninguno de los testigos ni de las pruebas allegadas permitió inferir que el exdirector de la Uiaf hubiera incurrido en una falta de tipo penal ya que no se pudo demostrar que hubiera pedido o entregado información de los movimientos financieros de un grupo de magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, un grupo de periodistas y defensores de derechos humanos.

Ante esto señaló que no se le puede vincular con un prevaricato por acción o un abuso de la función pública, por lo que se solicitó que se emita fallo absolutorio.

“Estamos de acuerdo con el análisis y relación probatoria que ha hecho la Fiscalía y con las solicitudes que ha expresado en este momento. Que se declare la absolución por los delitos de concierto para delinquir en concurso de prevaricato por acción. Se declare la prescripción frente al delito de abuso de función pública”, aseguró.

“El pago por parte de un particular y gastos del protocolo, situación de carácter disciplinario, no creo que en algún momento se haya hecho mención de esos deberes éticos”, indicó.

A primera hora, la Fiscalía General le solicitó a la funcionaria judicial que emita fallo absolutorio al considerar que al escuchar 40 testigos no se pudo determinar la responsabilidad de Arangurén en los hechos que eran motivos de investigación.

"Puede decirse incluso que los funcionarios de la Uiaf fueron engañados por los servidores del DAS, quienes valiéndose de las herramientas legales que les permitían hacerlo, obtuvieran información financiera de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de la senadora Piedad Córdoba, información que después se conoció públicamente", precisó la fiscal del caso. 

Por estos hechos la Procuraduría General destituyó e inhabilitó por 15 años para ejercer cargos públicos a Arangurén.