Procuraduría revocó sanción disciplinaria contra la exdirectora del ICBF

Elvira Forero había sido destituida e inhabilitada por 11 años para ejercer cargos públicos. El Ministerio Público determinó que se presentó una preclusión.

La Procuraduría General revocó la sanción disciplinaria que había emitido en enero del presente año en contra de la exdirectora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Elvira Forero Hernández por su participación en las irregularidades que rodearon la celebración de millonario contratos con la Red Alma Máter.

Sin embargo, al resolver un recurso de apelación, la Sala Disciplinaria del Ministerio Público determinó que en este caso se había presentado una prescripción en el proceso de notificación del fallo disciplinario de primera instancia. Este tecnicismo jurídico le permitirá a Forero volver a ocupar cargos públicos. (Ver Procuraduría inhabilitó por 10 años a exdirectora del ICBF por irregularidades en contratación)

Debido a esto se compulsaron copias para que la Veeduría Interna de la Procuraduría General para determinar las causas que motivaron a esta falla en el proceso de notificación por parte de los funcionarios del órgano de control que intervinieron en el respectivo proceso. (Ver Exdirectora del ICBF pide tumbar sanción disciplinaria de la Procuraduría)

En julio de 2013 la Procuraduría General le formuló pliego de cargos a la exfuncionaria al considerar que había incurrido en una irregularidad en la firma de un convenio prestar asistencia técnica para la recolección y explotación de datos del Registro Único de Beneficiarios del ICBF para el año 2011.

Sin embargo, para el Ministerio Público el contratista al no contar con la capacidad ni posibilidad real para cumplir el objetivo del contrato firmó un subcontrato con Fiscolombia lo que representó un sobrecosto afectando así el patrimonio y vulnerando los principios fundamentales de la contratación pública. 

En el fallo de 12 páginas la Procuraduría General resalta que el convenio investigado fue firmado el 2 de febrero de 2011 hecho por el cual el órgano disciplinario tenía plazo para fallar y notificar a las partes intervinientes el 2 de febrero de 2016. Este procedimiento final no ocurrió, puesto que pese a que el fallo de primera instancia fue emitido el 25 de enero de 2016 la investigada solamente fue notificada oficialmente el 5 de febrero.

En el análisis se manifestó que se había presentado una prescripción de la acción disciplinaria. En la decisión se envió el caso a la Procuraduría Delegada para que se analicen las “circunstancias que dieron lugar a la ocurrencia del fenómeno de prescripción de la acción disciplinaria en ese despacho, y determinar si amerita o no compulsar copias con destino a la Veeduría para que se investigue a los funcionarios de esa dependencia que intervinieron en el trámite del expediente”.

Esta decisión también cobija a la exsecretaria general del ICBF, Rosa María Navarro Ordóñez y el director ejecutivo y representante legal de Alma Máter, José Germán Toro Zuluaga.