Prontuario criminal del supuesto asesino de Carlos Castaño

Es miembro de la banda criminal de Los Urabeños y tiene una condena a 30 años de prisión por su participación en la masacre de Pueblo Bello (Antioquia) en 1997.

El 14 de enero de 1990 Los Tangueros –los paramilitares de Fidel Castaño conocidos de esta manera por tener su centro de operación en la finca Las Tangas– ingresaron al corregimiento de Pueblo Bello (Antioquia) y se llevaron a 43 personas para una finca a orillas del río Sinú, no sin antes quemar varias de las residencias de ese pequeño pueblo. Ya en la finca los torturaron con sevicia: les cortaron las venas, las orejas y los genitales y les chuzaron los ojos. Eso sin contar que los obligaron a cavar sus propias tumbas para luego asesinarlos. Esto de acuerdo con el testimonio de algunos exparamilitares, entre ellos, Rogelio de Jesús Escobar, alias ‘Relámpago’, quien dio a conocer a las autoridades la barbarie de esta masacre ordenada por Fidel Castaño, al parecer, en respuesta al robo de unas vacas por parte de la guerrilla y al asesinato de uno de sus hombres de confianza.

Uno de los responsables de este baño de sangre fue Manuel Salvador Ospina Cifuentes, alias ‘Móvil 5’, un hombre de confianza de Fidel Castaño y protagonista de varios de los hechos delictivos atribuibles a Los Tangueros. Incluso, también lideró la cuestionada “reforma agraria” hecha por Fidel Castaño –a través de la polémica ONG Funpazcor– para unos supuestos acuerdos de paz que al final fueron toda una mentira. Pero el nombre de Manuel Salvador Ospina Cifuentes no se asocia única y exclusivamente al mayor de los hermanos Castaño y su barbarie sino, también, a la muerte del menor de ellos: el exjefe paramilitar Carlos Castaño. Aunque no se sabe la fecha exacta de la muerte de Castaño, todo apunta a que el 16 de abril de 2004 Ospina Cifuentes lo asesinó.

Según el exjefe paramilitar Ever Veloza, alias ‘H.H.’, el homicidio fue ordenado por el mismo Vicente Castaño (otro hermano de Carlos y Fidel), quien tenía serias diferencias con Carlos por los cuestionamientos que éste hacía sobre presencia de narcotraficantes puros en las Autodefensas Unidas de Colombia y por sus acercamientos con las autoridades de Estados Unidos. Carlos Castaño fue asesinado por un comando paramilitar creado especialmente para matarlo y del que hicieron parte, entre otros, Jesús Ignacio Roldán Pérez, alias ‘Monoleche’, y Elkin Casarrubia Posada, alias ‘El Cura’. Precisamente fue Casarrubia quien les contó a las autoridades el rol protagónico que tuvo ‘Móvil 5’ en este crimen. “Allí, recostado en una silla contra la pared, Carlos Castaño nos preguntaba qué estaba pasando y ‘Móvil 5’ le hacía varios reclamos. Cuando Castaño insistió que lo llevaran donde su hermano, Ospina Cifuentes le disparó y lo mató”, dijo.

A los pocos años Ospina Cifuentes se desmovilizó con el bloque Bananero de las AUC; no obstante, regresó muy pronto al mundo criminal. En 2009 fue citado por la Fiscalía para que rindiera versión libre dentro del proceso de Justicia y Paz. Nunca se presentó. Para ese momento ya hacía parte –de acuerdo con las autoridades– de la banda de Los Urabeños. Al parecer, se venía desempeñando como uno de los jefes de esta estructura criminal en Urabá hasta que fue capturado esta semana en Medellín. Se espera que ahora sí responda por tantos años en la criminalidad, especialmente, por la masacre de Pueblo Bello por la cual fue condenado a 30 años de prisión. Asimismo, las autoridades buscarán armar el rompecabezas que permita conocer qué sucedió en realidad con Carlos Castaño.

Por lo pronto ‘Móvil 5’ fue trasladado a Bogotá. En los próximos días se espera que rinda interrogatorio ante un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos, quien adelanta otro proceso en su contra por los delitos de desaparición forzada y tortura. Ospina Cifuentes es uno de los paramilitares de vieja data que conoce los pormenores de la creación de las autodefensas ya que estuvo al lado de Fidel Castaño por varios años y, además, actualmente era uno de los hombres más importantes de los Urabeños. Se desconoce su centro de reclusión porque por motivos de seguridad las autoridades prefirieron mantenerlo en secreto.