Las pruebas de la Fiscalía contra Paola Salgado

La abogada, quien trabajó en la Secretaría de Salud en el Hospital de Suba, habría trasladado hasta la Universidad Nacional una gran cantidad de “papas bomba” que fueron utilizadas en la manifestación del 20 de mayo de 2014.

La Fiscalía General presentó una serie de fotografías y audios, producto de las interceptaciones telefónicas adelantadas a la abogada Paola Salgado Piedrahita, procesada por su presunta participación y conocimiento en la fabricación y transporte de papas bomba desde el barrio Galerías a la sede de la Universidad Nacional.

Dichos artefactos fueron utilizados en las protestas que se registraron el 20 de mayo de 2014. En la misma resultaron heridos nueve agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) “quienes llegaron al lugar para controlar la situación y recuperar el orden público que estaba alterado por las manifestaciones”. (Vea uno de los audios interceptados por la Fiscalía a Paola Salgado)

La fiscal séptima de la unidad en contra del terrorismo aseguró que Salgado tuvo conocimiento de primera mano sobre la fabricación de las “papas bomba”. Pese a que las interceptaciones a su teléfono celular son reducidas, en éstas se establece su relación con alias ‘El Profe’, Herley Alexander Lamprea y Gerson Alexander Yacumal.

En la conversación, interceptada el 19 de mayo, se habla sobre una reunión en un lugar cercano a la casa de ‘El Profe’ en la carrera 33 con calle 28. El ente investigador presentó fotografías de los seguimientos hechos en la panadería ‘La Isabella’.

Según la Fiscal, en dicha reunión se fijó el traslado de unos elementos desde la casa de Sergio Segura Guiza hacia la Universidad Nacional. Al otro día se registraron varias llamadas en las cuales se manifiesta que no se podían encontrar a la hora prevista porque tenía un “pedo” en la oficina.

En el transcurso de la mañana se registraron otras llamadas telefónicas en las que se fija el nuevo lugar de encuentro. “Siendo las 06:57 horas sale Gerson de la vivienda ubicada en la carrera 28 a número 52-07 y “empacan algunas cajas en un vehículo de placas RGZ 835 posteriormente conduce el vehiculo hacia la Nacional”.

“Gerson (Yacumal) se moviliza una bicicleta realizando el acompañamiento del automotor”. A las 08:57 “salen de la Universidad dos hombres no identificados en el vehiculo de placas RKR 984 y se dirigen a la calle 28 número 33-44 (frente a la vivienda), donde revisaron los paquetes y los cambiaron de ubicación dentro del vehiculo. “posteriormente regresan a la Universidad Nacional”.

Salgado fue identificada por un vigilante en un registro fotográfico. El hombre la reconoció de ser una de las personas que estaban en el sector del Conservatorio, con otras personas y con varias cajas. Otras que fuero trasladadas hacia otro edificio del centro universitario.

Según las pruebas fueron cerca de 810 elementos los traslados hacia la Universidad que fueron utilizados contra los agentes. El análisis científico indicó cada bomba tenía un peso de ocho gramos y estaba compuesta por cloruro de potasio, aluminio y azufre.

En la tarde de ese 20 mayo Paola Salgado le manifiesta a Heiler Lamprea que hay una persona herida pero “nada preocupante, ni nada enreda”. Al otro día fijan una reunión para encontrarse con ‘El Profe’ y revisar los “resultados del primer examen”.

La Fiscalía le imputó los delitos de porte, tráfico y fabricación de armas de uso privativo de las Fuerzas Militares en calidad de coautora y violencia contra servidor público agravado. Por esto podría pagar una pena entre los 22 y 30 años de prisión.

Al final de la imputación la fiscal del caso manifestó que en ningún momento se cuestionó el derecho a la protesta, ni su ideología o su pertenencia a una Universidad Pública. Lo que se ha presentado es la participación de tres personas en la realización de actos terroristas en nombre de un grupo armado ilegal que generaron zozobra en la sociedad.

Así como la participación de estas tres personas en el uso de explosivos durante una protesta en la Universidad Nacional. Así como el uso de pasamontañas para ocultar su identidad. “Se presentaron elementos para generar una inferencia razonable. En ningún momento se ha debitado responsabilidad”.

La fiscal del caso manifestó que los implicados ignoraron el impacto de un artefacto explosivo, indicando que pueden provocar lesiones, imputación e incluso la muerte. En el caso materia las “papas bomba” tenían una adición que eran tachuelas metálicas “que las convertían en proyectiles”.