Las pruebas de la Fiscalía General en el caso Sergio Urrego

Para el ente investigador existen elementos materiales suficientes para inferir que las directivas del colegio Gimnasio Castillo Campestre incurrieron en actos de discriminación en contra del joven de 16 años.

A finales del mes de enero la Fiscalía General solicitará formalmente la audiencia de imputación de cargos en contra de la exrectora del colegio Gimnasio Castillo Campestre, Amanda Azucena Castillo, y la sicóloga del mismo plantel, Ivonne Andrea Cheque por su responsabilidad en los hechos que rodearon el suicidio del joven Sergio Urrego Reyes el pasado 4 de agosto.

El fiscal Carlos Fernando Guerrero, quien adelanta las investigaciones por estos hechos, manifestó que este es uno de los casos más complejos que tiene el ente investigador en la actualidad debido a la calidad de los delitos en los que pudieron haber incurrido las dos investigadas. (Ver Corte Constitucional tiene última palabra en caso Sergio Urrego)

La Fiscalía General recolectó en los últimos tres meses elementos materiales de prueba, entre ellos varios testimonios, que permiten inferir que las directivas del centro educativo incurrieron en constantes y variados actos de discriminación en contra del adolescente por su orientación sexual.

“Se tienen elementos suficientes para concluir que las directivas del Colegio habrían incurrido en el delito de actos de racismo y discriminación. Es un delito que tiene pena desde 18 a 42 meses, y para el caso va a ser agravado pues la víctima es un menor de edad”, explicó el fiscal en diálogo con Blu Radio. (Ver Consejo de Estado revoca fallo que reconoció discriminación a Sergio Urrego)

En este sentido aseguró que se pudo determinar que los investigados incurrieron en una serie de acciones para evitar que el joven ejerciera de sus derechos a la educación y al libre desarrollo de la personalidad después de conocer que tenía una relación con otro joven del mismo sexo de la misma institución.

Son 900 folios los que ha recopilado la Fiscalía en la primera etapa de la investigación entre los que reposan testimonios de otros alumnos que manifestaron que se presentó un notorio acto de discriminación contra Sergio Urrego. (Ver Fiscalía imputará cargos por muerte de Sergio Urrego)

Entre ellos se encuentran el haberlo obligado a asistir al psiquiatra para “atender su problema” así como prohibirle el ingreso a clases. “Se presentó un tratamiento diferencial frente a los compañeros heterosexuales” puesto que a Sergio Urrego por una demostración de afecto se le abrió un proceso disciplinario interno por actos obscenos.

Mientras que a las parejas conformadas por hombre y mujer, y que según los testigos, realizaban actos demostrativos de afecto de mayor significación nunca se les abrió un proceso interno o se les llamó la atención. “Una serie de actos que habrían llegado a impedirle el pleno ejercicio de sus derechos fundamentales en atención a su orientación sexual”. 

“El delito de actos de racismo y discriminación tiene únicamente medidas de aseguramiento no privativas de la libertad como la solicitud de no salida del país y restricción para ejercer algunas actividades”, precisó el fiscal del caso en diálogo con Blu Radio.

Sin embargo aseguró que se está evaluando un examen de autopsia forense por parte del Instituto de Medicina Legal con el fin de determinar si se presentaron otros delitos como lo son una falsa denuncia y un ocultamiento de elementos materiales probatorios que podrían llevar a una medida de aseguramiento.

Con este informe se busca establecer el perfil psicológico del joven y si tenía tendencias suicidas. Ante esto se busca verificar si existió una inducción al suicidio por parte de las directivas, sin embargo esto se determinará en los próximos días.

En la recolección de elementos materiales probatorios se pudo determinar que pese a que las directivas del colegio negaron la apertura de una investigación interna contra el joven en documentos que reposan en la Alcaldía de Bogotá y la Secretaria de Educación se pudo comprobar su existencia.

En diversas oportunidades las directivas han negado haber incurrido en conductas discriminatorias contra el joven de 16 años quien se lanzó de un balcón del cetro comercial Titán Plaza.