¿Quién definirá el juicio contra el exmagistrado Francisco Ricaurte?

El Tribunal Superior de Bogotá determinó que será la sala penal de la Corte Suprema de Justicia la que se pronuncie sobre quién debe juzgar al exmagistrado. La defensa pide que sea la Comisión de Acusaciones. La Fiscalía reclama dilaciones, mientras la acusación sigue en vilo.

Francisco Ricaurte estuvo en la Corte Suprema de 2004 a 2012.Archivo El Espectador

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia tendrá la última palabra en el lío de conflicto de competencias que tiene frenado el juicio contra el exmagistrado Francisco Ricaurte, investigado por su presunta responsabilidad en el ‘cartel de la toga‘, una organización criminal de la que habrían hecho parte el exmagistrado José Leonidas Bustos, el magistrado Gustavo Malo, el exfiscal Luis Gustavo Moreno y el abogado Leonardo Pinilla, "dirigieron una organización criminal (...) dedicada a cometer delitos indeterminados que afectaron la seguridad pública y la administración pública", señaló en su momento la Fiscalía. El Tribunal Superior de Bogotá determinó que será el alto tribunal el que defina si el caso pasa a la Comisión de Acusaciones o se queda en el despacho de un juez de Bogotá.

“Dado que lo se discute es la competencia de un juez penal del circuito y la Comisión de Acusaciones, por cuanto el procesado presuntamente ostenta la calidad de aforado, es la sala penal de la Corte Suprema de Justicia la competente para dirimir esta situación”, señala la decisión del Tribunal Superior de Bogotá. Según pudo conocer este diario el fallo de la Corte podría determinar que sea el Consejo Superior de la Judicatura el que defina las competencias, considerando que si el proceso se queda en la Comisión de Acusaciones, el acusador final de Ricaurte será la Corte Suprema de Justicia.

Ricaurte enfrentaría el juicio por los delitos de concierto para delinquir agravado, cohecho propio, tráfico de influencias de particular y utilización indebida de información privilegiada. La defensa del exmagistrado argumentó que, de acuerdo con el escrito de acusación presentado por la Fiscalía, son hechos que se registraron en 2013, año para el cual su defendido aún era magistrado. Por lo que este no puede ser procesado por un juez del circuito. “no es competente que el juzgado 10 penal del circuito o ningún juzgado penal del circuito esté para conocer de esta investigación y mucho menos avanzar en ese juicio”. El argumento fue rechazado por la Fiscalía, “no hay nada indicativo para sustentar que los presuntos hechos de corrupción tuvieron relación con su cargo de magistrado”, sostuvo el fiscal del caso. 

Está documentado que el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno quien pronto será extraditado a Estados Unidos y el exmagistrado Francisco Ricaurte mantenían una sólida amistad personal y profesional. No sólo Moreno lo visitó en múltiples ocasiones en la Corte Suprema y en la Judicatura, sino que solían encontrarse en sitios públicos, sobre todo en una oficina en el norte de Bogotá, donde también acudía el exmagistrado Leónidas Bustos contra quien se adelanta un proceso por corrupción en la Comisión de Acusaciones.