¿Quiénes amenazan a Piedad Córdoba y a la UP?

El 1º de enero de 2015, la exsenadora Piedad Córdoba recibió la primera amenaza de muerte de este año por su apoyo al proceso de paz. Ese día llegó un hombre hasta la portería de su conjunto residencial con una corona fúnebre. No dio su nombre ni entregó más mensajes.

Archivo

La situación se agravó 12 días después, cuando apareció un panfleto de las Águilas Negras en el que aseguraban que iban a matar a quienes apoyaran el proceso con las Farc. Los mensajes intimidatorios por medios tecnológicos aumentaron contra los miembros de la Unión Patriótica (UP), especialmente contra Aída Avella, y Córdoba, miembro de Marcha Patriótica.

El jefe de la Dirección contra el Crimen Organizado de la Fiscalía, Álvaro Sarmiento, señaló que un escolta de la Unidad Nacional de Protección sería el responsable de las amenazas que llegaron a los correos electrónicos de la exsenadora Córdoba, la dirigente Aída Avella y líderes de la UP. El hombre, identificado como Diego Alexánder Céspedes, es conductor de Rigoberto Jesús Jiménez, un integrante del movimiento político. Céspedes envió desde una cuenta de gmail los mensajes y por eso se le imputará el delito de amenaza por hostigamiento.

Asimismo, la Fiscalía ordenó rastrear distintas cuentas de Twitter en las que también se publicaron mensajes amenazantes contra Córdoba, defensores de derechos humanos, líderes estudiantiles y organizaciones que defienden a presos de las Farc. Las primeras pesquisas concluyeron que las menciones de muerte contra Piedad Córdoba —que le fueron enviadas el mismo día que le llegó el ramo fúnebre— provenían de la cuenta @lanancy42. Se solicitó a los administradores de la red social que brindaran los datos del perfil, pero se negaron porque los trinos no eran de “gravedad extrema”.

La Fiscalía realizó entonces una búsqueda en Google y encontró que el usuario se identificaba bajo el nombre de Nancy Londoño Uribe. Cotejaron la identidad con la base de datos de la Registraduría y hallaron una cédula en Cali con ese nombre, que correspondía a una mujer que era estilista y que aceptó ser @lanancy42. Los investigadores la interrogaron y la mujer respondió que sus trinos —en los que decía “muerte a todos esos terroristas”— no eran amenazas, que su intención no era hacer daño y que los mensajes no estaban dirigidos contra nadie.

Agregó que se trataba de una expresión de rechazo a los “terroristas”. Según el informe del perito, estos indicios no permiten iniciar un proceso contra Nancy Londoño. La Fiscalía aseguró que seguirá investigando qué otras personas están detrás de perfiles que envían mensajes amenazantes contra Córdoba y personas de movimientos de izquierda, y así establecer si pertenecen a alguna organización ilegal, ya que existe miedo por los panfletos de las Águilas Negras.