Radican queja disciplinaria contra director del CTI por declaraciones contra Luis Alfonso Hoyos

Se indica que se le vulneró la presunción de inocencia al exasesor espiritual de Luis Alfonso Hoyos cuando fue catalogado como el “autor intelectual” de las interceptaciones ilegales.

Ante la Procuraduría General fue radicada una queja disciplinaria en contra del director del CTI de la Fiscalía General, Danny Julián Quintana por las declaraciones en las que catalogó a Luis Alfonso Hoyos Aristizábal como el autor intelectual de las interceptaciones ilegales a los negociadores de las Farc en el proceso de paz que se adelanta en La Habana (Cuba).

En la misma se asegura que en la rueda de prensa celebrada el pasado 26 de mayo el director del CTI hizo acusaciones directas contra el exasesor espiritual de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga vulnerando así la presunción de inocencia y afectando el debido proceso.

“A pesar de no ser el funcionario que me investiga ha salido con absoluta ligereza a categorizarme como determinador o autor intelectual de una serie de conductas punibles que valga reiterar, aún no me han sido ni siquiera concretadas a pesar de estar tratando de hacer efectivo el ejercicio de mi defensa”, indica uno de los apartes de la queja.

En este punto se asegura que con dichas declaraciones se le han vulnerado “las garantías mínimas” al debido proceso y la defensa puesto que ya fue prejuzgado y acusado antes de ser vencido en juicio. “Desconoció el deber a tratarme con respeto e imparcialidad”, hecho por el cual se le pide al Ministerio Público la apertura de una investigación disciplinaria.

“Sin siquiera haber sido objeto de una imputación de cargos, sin siquiera haber permitido el acceso al elemento material probatorio alguno se me está acusando a tentar no solo contra el proceso de paz sino contra la integridad del Estado colombiano”, asegura el documento firmado por Hoyos, quien se encuentra fuera del país desde febrero del presente año.

En diferentes oportunidades, por medio de su defensa, el exasesor espiritual de la campaña presidencial ha manifestado que no cuenta con las garantías judiciales en Colombia puesto que ha sido juzgado y condenado ante la opinión pública sin siquiera haber sido vencido en juicio.

“Se está acudiendo de manera deliberada e indiscriminada ante los medios de comunicación para no solo atentar contra mi buen nombre y reputación como persona, ciudadano y padre de familia, sino también para responsabilizarme públicamente delitos que no conozco”, explicó.

En este sentido señala que no se puede defender de estas “preconcepciones que lo único que pretende es alterar la autonomía e independencia de los jueces de la República” puesto que se le están afectando sus legítimos derechos judiciales y “a través del abogado presentar elementos de prueba de descargo”.

Ordenan rectificación

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá le ordenó al director del CTI de la Fiscalía General rectificar las declaraciones que entregó en rueda de prensa el pasado 26 de mayo en las cuales calificó a Hoyos como el “autor intelectual” de estas interceptaciones ilegales. En la acción se establece que se violó el derecho al defensa. 

"Tenemos armado el rompecabezas, el acto y autor directo o material. También tenemos a las personas que vendieron la información de inteligencia, por lo que ahora vamos por el autor intectual de los hechos, que es el doctor Luis Alfonso Hoyos", aseguró Quintana en ese momento, al hacer referencia a la condena contra dos oficiales de la Policía por las interceptaciones ilegales. 

Esto al considerar que se le vulneró el derecho a la presunción de inocencia al indiciado. “Convoque a una rueda de prensa en la que rectifique lo señalado el 26 de mayo del 2015 y limite la información al estado en el que se encuentra la actuación adelantada respecto de Luis Alfonso Hoyos, sin realizar juicios de autoría o responsabilidad”.

A Hoyos Aristizábal le imputarán los delitos de concierto para delinquir, espionaje, violación de datos personales, uso de software malicioso y acceso abusivo a un sistema informático.