Rafael Merchán se suicidó con cianuro, confirma el fiscal general

Néstor Humberto Martínez contó, paso a paso, lo que el exsecretario de Transparencia hizo el pasado 21 de diciembre, día en que adquirió un tarro de cianuro en el centro de Bogotá por $33.000. La investigación por su muerte fue archivada.

Rafael Merchán, exsecretario de Transparencia, falleció en diciembre pasado. Archivo El Espectador

Rafael Merchán, exsecretario de Transparencia durante la administración de Juan Manuel Santos, escogió el cianuro como el veneno con el que terminaría su vida. Así lo acaba de confirmar el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, quien, en rueda de prensa y después de haberse reunido con la familia del exfuncionario, entregó los datos que ha recopilado la Fiscalía sobre este caso, que arrancó el pasado 27 de diciembre, cuando el cuerpo de Merchán fue hallado.

El fiscal contó cronológicamente y de manera detallada lo que hizo Merchán, de 43 años, el pasado 21 de diciembre, seis días antes de que su cuerpo fuera hallado en su apartamento en Bogotá. Lo primero que hizo ese viernes, entre las 5 y las 7 de la mañana, fue buscar en internet información sobre el cianuro, todo desde su teléfono celular.

Luego, entre las 7:30 y las 8:15 a.m., empezó a llamar a empresas que venden químicos en Bogotá. “Obtuvimos la verificación con el operador celular de estas llamadas”, aseguró el fiscal general, quien explicó luego que a las 7:41 a.m. de ese día, Merchán salió de su apartamento. Videos de seguridad del edificio donde vivía lo comprueban.

A las 8:47 a.m., Merchán llegó a una empresa de químicos en el centro de Bogotá, sobre la Avenida Caracas, y compró un kilo de cianuro por $33.000. La Fiscalía, dijo Martínez, cuenta con el testimonio del vendedor como confirmación. El vendedor explicó que recordaba a Merchán porque justo al momento de pagar se dio cuenta de que no tenía efectivo, por lo que pagó con tarjeta.

El rastro de esa transacción quedó en el celular del propio Merchán y, además, cuando se hizo el levantamiento de su cuerpo, el CTI encontró la factura de compra. Ese día, Merchán escogió no moverse en carro propio sino en taxi. La Fiscalía encontró también al taxista que lo transportó, quien contó que el exfuncionario le pidió ese día que parara en un cajero. Retiró $100.000.

A las 9:27 a.m., Merchán llegó a su apartamento, ubicado en el exclusivo barrio Chicó, en el norte de Bogotá. Las imágenes de los videos lo muestran ingresando con un envase plástico de tapa azul, el cual, al parecer, contenía el cianuro (ver video). “Tenemos los registros telefónicos de Merchán, la última compra que hizo que fue un domicilio. Él permaneció solo y no tuvo contacto con personas ese día. El deceso debió ocurrir, según los investigadores, el día siguiente”, señaló el fiscal.

Luego de entregar todos estos detalles, Néstor Humberto Martínez confirmó que Medicina Legal había hallado rastros de cianuro en el cuerpo de Rafael Merchán y que, por la información recogida alrededor de su muerte, la fiscal jefe de la Unidad de Vida tomó la determinación de archivar el caso. “No hay cartas de Merchán antes de su muerte”, agregó Martínez.

Merchán, como ya se ha mencionado, iba a ser testigo en favor del expresidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, quien fue llamado a juicio a raíz del escándalo de corrupción de Odebrecht. No se trataba, eso sí, de un testigo “clave”, pues su conocimiento tenía que ver con las pretensiones de Odebrecht de crear carteles para apropiarse de los contratos de las 4G.

Su muerte, sin embargo, generó toda suerte de sospechas y suspicacias, pues se dio un mes y medio después del fallecimiento de Jorge Enrique Pizano, excontroller de la concesionaria Ruta del Sol que denunció irregularidades de parte de Odebrecht ante Néstor Humberto Martínez cuando él era abogado del Grupo Aval. En la casa de Pizano, además, se encontró también un tarro de cianuro y su hijo Alejandro murió luego de beber un agua contaminada con ese veneno.

(En video Nuevo audio de Jorge Pizano: "Los de Odebrecht tienen una cultura mafiosa")

En el último año, afirmó el fiscal con base en cifras de Medicina Legal, unas 50 personas murieron tras ingerir cianuro. “De Pizano vamos a tener que hablar muy prontamente”, dijo el fiscal en esta rueda de prensa.