Rama Judicial recibió $12.000 millones para acelerar restitución de tierras

Con esta inyección de recursos para la justicia se busca designar nuevos jueces y magistrados para estos procesos.

Actualmente el proceso de restitución de tierras cuenta con 15 magistrados y 40 jueces.Unidad de Restitución de Tierras

El Gobierno acaba de adjudicarle $12.000 millones a la Rama Judicial para que pueda contar con el soporte financiero que le permita designar nuevos jueces y magistrados. El objetivo es con estos recursos se pueda dar cumplimiento a los tiempos establecidos en la Ley de Víctimas y responder oportunamente a quienes les fueron despojados sus tierras.

Los funcionarios judiciales serán los encargados de dar respuesta a cerca de 9.000 demandas que buscan restablecer los derechos sobre más de 500.000 hectáreas que actualmente están para análizar y fallar en los despachos judiciales especializados.

“Con la asignación de estos recursos el Gobierno reafirma su compromiso con las víctimas y garantiza los derechos de acceso a la justicia y reparación dentro del proceso de restitución”, enfatizó Ricardo Sabogal Urrego, director de la Unidad de Restitución de Tierras (URT).

Actualmente el proceso de restitución de tierras cuenta con 15 magistrados y 40 jueces, quienes son los encargados de atender las solicitudes que son inscritas en el Registro de Tierras Despojadas y Abandonas Forzosamente y presentadas ante la justicia, ya sea por la Unidad de Restitución de Tierras o por quien el solicitante considere.

Para el director de la URT, la reciente inyección de recursos constituye un respaldo de suma importancia a la política de restitución, lo que permite dar mayores garantías a quienes recurren a la justicia para reclamar sus derechos. 

“A la fecha, vemos cómo en un trabajo articulado entre el Ejecutivo y Legislativo se han dejado en manos de sus legítimos dueños cerca de 200.000 hectáreas. Con esta decisión esperamos que se fortalezca el proceso y se defina el futuro de 500.000 hectáreas que están siendo solicitadas y están en manos de la justicia”, puntualizó.

La URT también manifestó que en Norte de Santander se han restituido cerca de 1.675 hectáreas, lo que corresponde a 114 fallos a favor de personas que fueron víctimas del desplazamiento en este departamento. Las familias beneficiadas eran de la zona rural de Tibú, a quienes les fueron restituidas 40 hectáreas de tierra que habían perdido por a raíz del accionar del Eln durante 1999.

Ewdar Álvarez, director territorial de la Unidad de Tierras de Norte de Santander, señaló que con la sentencia del juez de restitución también se generará alivio de pasivos, subsidio de vivienda, proyectos productivos e inclusión a los programas educativos del Sena.

“En el caso del municipio de Tibú, en la vereda M14 y en zona rural de Cúcuta se restituyeron los predios, las familias recibieron 40 y 15 hectáreas respectivamente para que inicien de nuevo una vida y vuelvan a cultivar plátano, arroz y la cría de animales”, aseguró el funcionario.

En zona rural de Cúcuta una familia compuesta por ocho personas debió desplazarse luego de que paramilitares al mando de Jorge Laverde, en el año 2000, incineraran su vivienda y los obligaran a dejar abandonados sus cultivos de plátano y arroz. La unidad les entregó más de 15 hectáreas en la vereda Agua Clara.