Los presos podrán volver a ver a sus familias: reanudan visitas en las cárceles

Noticias destacadas de Judicial

Podrán entrar solo una persona por cada recluso y no permitirán el ingreso de menores de edad ni de personas que presenten síntomas respiratorios. Se trata de un plan piloto que, de ser exitoso, podría continuarse en 2021.

Nueve meses duraron suspendidas las visitas en todas las cárceles nacionales que custodia el Instituto Penitenciario (Inpec). Pero la espera terminó, según anunciaron este miércoles el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, y el director del Inpec, general Norberto Mujica, pues a partir de este mes darán inicio a un plan piloto para reanudar las visitas de familiares y cónyuges en las 132 prisiones que controla el Gobierno. Dependiendo de los resultados de este mes se podría continuar con la medida el próximo año.

(Lea también: Las cuentas del Inpec tras ocho meses de pandemia en las cárceles)

Quienes quieran visitar a sus familiares en la cárcel deberán registrarse previamente de manera virtual y las visitas se harán en modo entrevista. “Se permitirá únicamente el ingreso de un visitante por cada privado de la libertad y estará prohibido el ingreso de menores de edad y personas con síntomas respiratorios”, dijo el general Mujica. Además, las visitas funcionarán de lunes a domingo y a cada recluso le permitirán ver a sus seres queridos por un espacio de entre 45 minutos y una hora.

El director de cada cárcel tendrá la responsabilidad de adecuar los espacios del penal para cumplir con protocolos de bioseguridad, respetando el distanciamiento e instalando puntos de desinfección. Asimismo, durante los días de visita se realizarán tamizajes y entrevistas médicas a reclusos y sus seres queridos, “todo esto buscando minimizar riesgos de contagio por causa del covid-19 al interior de los centros carcelarios”, agregó el general Mujica.

(Le puede interesar: El bus del Inpec que esparció el COVID-19 a tres cárceles del país)

La cantidad de visitantes permitidos dependerá del tamaño y las condiciones de cada centro de reclusión, agregó la entidad. “Luego de dar cumplimiento a la disposición del Gobierno de suspender todas las visitas de manera temporal (orden presidencial que comenzó a ejecutarse en marzo pasado) por la situación sanitaria presentada debido a la pandemia del COVID-19 empezamos a trabajar un plan piloto para que los privados de la libertad puedan recibir visitas tipo entrevista”, añadió el ministro Ruiz.

(Lea: Los efectos del coronavirus en las cárceles de Latinoamérica)

Como ha contado El Espectador, los reclusos en Colombia no solo ansían las visitas, sino que las necesitan, pues en la mayoría de los casos son sus familiares quienes les llevan encomiendas con implementos de aseo, comida, ropa y otros implementos básicos. La suspensión de las visitas, sumado a una negativa a tomar medidas de fondo que solucionaran el hacinamiento, llevó a que en varias cárceles se organizaran protestas coordinadas en el país en marzo.

Comparte en redes: