Rebajan condena a Emilio Tapia por el 'carrusel de la contratación'

En primera instancia el contratista fue sentenciado a 17 años de prisión. Sin embargo, al resolver un recurso de segunda instancia el Tribunal Superior la fijó en siete años y cinco meses.

Archivo

Al resolver un recurso de apelación la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá le rebajó la condena al contratista Emilio Tapia Aldana en el proceso que se le adelantó por su participación en los delitos de cohecho e interés indebido en la celebración de contratos en el denominado escándalo del ‘carrusel de la contratación’ en la capital de la República.

La Sala consideró que el juzgador de primera instancia no había tasado de manera correcta la condena contra Tapia Aldana, hecho por el cual rebajó de 17 años a 7 años y 5 meses de prisión. El contratista fue sentenciado por las irregularidades en la entrega de contratos 071 y 072 de 2007 que tenían como objetivo la reparación de la malla vial en Bogotá. 

En el fallo de primera instancia emitido por el juzgado 15 de conocomiento se advirtió que debido a la gravedad de su conducta al defraudar el patrimonio del Distrito y afectar la calidad de vida de los bogotanos quienes tuvieron que sufrir los atrasos e incumplimientos en las obras viales. Sin embargo, su defensa apeló al señalar que no se tuvo en cuenta la aceptación de cargos del empresario.  

En la audiencia celebrada este jueves la Sala negó la petición de libertad condicional y prisión domiciliaria al procesado quien se encuentra actualmente privado de su libertad en el Batallón de Ingenieros del Ejército Nacional ubicado en el municipio de Malambo (Atlántico).

Según la investigación de la Fiscalía el contratista conformó "una empresa criminal" con el entonces alcalde de Bogotá, Samuel Moeno Rojas; su hermano, el senador Iván Moreno Rojas -condenado a 14 años de prisión-, el asesor jurídico del Grupo Nule, Álvaro Dávila Peña y el contratista Julio Gómez -condenado a ocho años de prisión.

Tapia Aldana fue condenado a tres años de prisión por el delito de concierto para delinquir -el cual aceptó- por su responsabilidad en el mayor escándalo de corrupción en Bogotá. Igualmente enfrenta un proceso penal por el delito de lavado de activos (modificado por la Fiscalía por el de enriquecimiento ilícito).