Recapturan a Henry Loaiza Ceballos, alias "El Alacrán", un autor de la masacre de Trujillo  

Junto al antiguo líder del Cartel del Norte del Valle, quien había recuperado la libertad hace tan solo un año,  fueron capturados 14 presuntos integrantes de ‘La Constru’. Son investigados por homicidio, desplazamiento y narcotráfico.

Archivo El Espectador

Henry Loaiza Ceballos, alias El Alacrán, fue capturado en Puerto Asís, Putumayo, junto con 14 presuntos miembros de La Constru, organización criminal que opera en el sur del país. Los 15 detenidos son señalados por los cargos de homicidio, desplazamiento y narcotráfico.

Hace un año, Loaiza había recibido el beneficio de libertad condicional, luego de haber cumplido con las tres quintas partes de su pena. “El Alacrán”, reconocido en los años 90 como miembro del cartel del Norte del Valle, estaba en prisión desde 1995. Primero, cumpliendo una condena por conformación de grupos ilegales y luego purgando una pena de 30 años por la masacre de Trujillo.

Según La Opinión de Cúcuta, Loaiza estaría viviendo en Puerto Asís, Putumayo desde hace 12 meses. Allí, "El Alacrán" habría entrado a la organización La Constru, banda criminal con nexos con las disidencias de las FARC y el cartel de Sinaloa. El exjefe del cartel del Norte del Valle y los otros 14 capturados serán llevados hasta Neiva, lugar donde se está desarrollando la investigación.

Una masacre de 8 años

Henry Loaiza nunca fue procesado por narcotráfico. En 1995, este se entregó a las autoridades y fue recluido en prisión por la conformación de grupos paramilitares. Cuando iba a recuperar su libertad, en 2006, Loaiza Ceballos fue vinculado y condenado a 30 años de prisión como coautor de la masacre de Trujillo, en el Valle del Cauca.

Entre 1986 y 1994, una alianza entre las fuerzas de Diego Montoya (Don Diego), Henry Loaiza (El Alacrán), paramilitares y el Ejército cometió una serie de desapariciones, torturas y homicidios en los municipios de Trujillo, Bolívar y Riofrío. Estos hechos son conocidos como la masacre de Trujillo. Más de 342 personas fueron víctimas de esta estructura criminal que sería una de las primeras muestras de las alianzas entre agentes del Estado y organizaciones criminales.  Además de ser uno de los líderes de la alianza, Loaiza dispuso de su finca ‘Villa Paola’ como uno de los centros en los que se llevaron a cabo los actos de tortura contra la población civil.  

Un juez de Buga, Valle del Cauca, ordenó en 2013 que el narcotraficante indemnizara a las familias de 42 muertos, 22 muertos y un desaparecido por los que fue condenado. Por este caso, “El Alacrán” pidió perdón a las víctimas en 2016.