Recompensa de $50 millones por información sobre ataque con ácido en Antioquia

Alejandro Correa Castaño falleció tras el ataque con el químico que le causó quemaduras en el 90% de su cuerpo.

Las autoridades están tras la pista del responsable de un ataque con ácido al joven Alejandro Correa Castaño, que ocurrió la noche del martes, cuando se dirigía a su casa en el municipio de La Estrella, en el sur del Valle de Aburrá.

El ataque que le produjo la muerte a este joven de 22 años, que presentaba quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo, según indicaron los médicos del Pabellón de Quemados del Hospital Universitario San Vicente Fundación de Medellín, a donde fue trasladado de otro centro médico por la gravedad de las heridas.

En la agresión, cometida en el barrio La Ferrería, también resultó con lesiones leves la novia de Alejandro Correa Castaño, Aura Luz Vélez, quien sufrió algunas quemaduras ligeras en la espalda y las piernas pero no fue necesaria su hospitalización.

La Policía Metropolitana y la Alcaldía de La Estrella, ofrecieron una recompensa de 50 millones de pesos por información que permita ubicar y capturar al atacante, de quien ya se tienen algunos datos sobre su identidad.

El alcalde de la Estrella, Juan Diego Echavarría Sánchez, señaló en Caracol Radio que la decisión se adoptó en reunión de las autoridades al conocer los hechos en el barrio la Ferrería, que terminaron con la muerte del joven, quien presentaba serias quemaduras en cara, pecho, espalda y piernas.

“Hemos coordinado con la policía metropolitana y estamos ofreciendo una recompensa de hasta 50 millones de pesos para aquellas personas que nos lleven a dar con el paradero de estos delincuentes”, señaló el alcalde Echavarría Sánchez.

Los ataques con ácido, un drama en aumento

Los ataques con ácido en los últimos días en Bogotá han llamado la atención del Gobierno y de la sociedad que ha reaccionado alarmada ante un fenómeno que no es nuevo pero solo ahora empieza a tener repercusión y justicia.

La agresión con ácido sulfúrico contra Natalia Ponce de León, una sicóloga de 33 años a quien un conocido le arrojó ácido en la cara el pasado 27 de marzo en un barrio de Bogotá, fue el punto de inflexión para que saliera a la luz un hecho que antes, salvo algunos casos, se mantenía casi en el anonimato.

El Gobierno, con el presidente Juan Manuel Santos a la cabeza, ha tomado cartas en el asunto y tras ofrecer recompensas por los agresores, pidió al director de la Policía, general Rodolfo Palomino, "máxima contundencia con matones y abusadores".

El caso de Ponce de León fue la punta del iceberg, pero los ataques no son algo nuevo en el país, pues ya en 2011 la ONG Feminicidio.net denunciaba que Colombia fue en ese año el país del mundo donde se registraron más ataques con ácido o con líquidos inflamables contra mujeres, con 42 casos, un fenómeno que antes era más común en sociedades tribales de la India o Pakistán.

Además del caso citado, en los últimos días fueron denunciados ataques similares a otras dos mujeres: Sorleny Pulgarín, de 23 años, e Inés Carrillo, de 47.
En respuesta a la indignación social, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, manifestó que se estudia una manera de controlar la venta de diferentes tipos de ácidos y sustancias químicas en el país.

Según especialistas, una persona que es víctima de un ataque con ácido no solo tiene que cargar de por vida con las secuelas físicas sino también con graves problemas sicológicos pues las marcas que deja causan una "pérdida de identidad" en la que la persona no se reconoce a sí misma en el espejo.
 

Temas relacionados