Las tres mujeres fueron enviadas a la cárcel

Red habría reclutado a más de 100 mujeres para explotarlas sexualmente

Tres mujeres fueron capturadas por su presunta participación en una estructura ilegal encargada de reclutar a niñas, entre los 15 y 19 años, a quienes les hacían ofrecimientos laborales cuando, en realidad, eran trasportadas a Trinidad y Tobago para explotarlas sexualmente.

De los cerca de 100 casos documentados, las víctimas pertenecerían al barrio de La Dorada, pero se cree que hay otras víctimas de otras regiones del país. AFP

Una investigación realizada por la Fiscalía y la Dijín dejó al descubierto una presunta organización encargada de reclutar a jóvenes entre los 15 y 19 años, en La Dorada (Caldas), para explotarlas sexualmente en Trinidad y Tobago. La estructura, al parecer, alcanzó a cooptar a más de 100 niñas, adolescentes y mujeres, a quienes les habrían hecho falsos ofrecimientos laborales con el pretexto de ayudarlas a solucionar problemas económicos. Tres mujeres fueron capturadas por supuestamente reclutar a víctimas para la estructura. Se trata de Edna Ruth Avendaño Esterling, Mónica Tatiana Avendaño Esterling y Angie Carolina Hernández López, a quienes enviaron a la cárcel Picaleña, en Ibagué (Tolima), mientras avanzan las investigaciones.

Después de diez años, según la Fiscalía, varias víctimas decidieron revelar las atrocidades que enfrentaron y que, también, pusieron al descubierto los roles de esta red de trata de personas. Primeramente, un grupo de mujeres contactaba jóvenes en condiciones de vulnerabilidad para prometerles trabajo como meseras, enfermeras o niñeras en Trinidad y Tobago, con supuestos pagos económicos de hasta $30 millones mensuales. Quienes se dejaban tentar, de acuerdo con la investigación, eran trasladadas por vía terrestre hasta Cúcuta, en Norte de Santander, y las recibían dos hombres para transportarlas en vehículos hasta la población de Güiria, en el estado Sucre, en Venezuela. (Lea también: Informe alerta riesgo de explotación sexual de niños venezolanos en Brasil)

Posteriormente, eran trasladadas en botes hasta Trinidad y Tobago, donde presuntamente la jefe de la organización las recibía y las situaba en un establecimiento comercial en Puerto España, que tenía la apariencia de hotel. Sin embargo, las autoridades aseguran que era un inmueble donde se ejercía la prostitución. “A las víctimas les quitaban los documentos personales, las retenían en pequeñas habitaciones, vigilaban todos sus movimientos, les restringían la alimentación y el uso de servicios públicos, y las explotaban sexualmente con fines comerciales hasta que cumplieran con la totalidad de la deuda por el viaje y la manutención, que siempre era elevada a dólares para que pasaran meses y hasta años sin poder escapar del encierro”, precisó la Fiscalía y la Dijín.

Cuando las mujeres estaban próximas a cumplir con la deuda, la jefe de la estructura las denunciaba ante las autoridades de migración de Trinidad y Tobago, que las detenían y las procesaban por el ingreso ilegal a ese país y condenaban con pena en prisión. Igualmente, esta situación sucedía cuando las víctimas no querían trabajar, se enfermaban o estaban indispuestas. “Una de las víctimas de esta estructura señaló que en el servicio de inmigración estuvo con 28 jóvenes colombianas reclutadas de la misma manera y que, en la cárcel, compartió celda con cerca de 80 mujeres, todas sometidas por la red de trata de personas”, añadió el ente investigador. (Le podría interesar: Las aberraciones que encontró la Fiscalía en operativo contra la explotación sexual en Cartagena)

De los cerca de 100 casos documentados, las víctimas pertenecerían al barrio de La Dorada, en el que la organización ilegal, según las autoridades, tenía reconocimiento y aceptación. Sin embargo, La Fiscalía cree que con los testimonios recibidos de las mujeres que llegaron de Trinidad y Tobago habría jóvenes de varias ciudades del Eje Cafetero, Buenaventura y otros municipios del departamento del Valle del Cauca. En la audiencia contra las tres mujeres se emitió una orden de captura contra Krisna Maryana Beltrán León, alias Andreasupuesta jefe de la red de trata de personas y quien reside, al parecer, en Trinidad y Tobago.