Habla la Academia de Historia del Quindío

¿Regresará la Colección Quimbaya al país?

Luego de una década de solicitudes judiciales, este año deberían hacerse los trámites para que vuelvan al país las 122 piezas arqueológicas que se encuentran en Madrid. Así ha sido el proceso para su recuperación.

Las 122 piezas de la Colección Quimbaya fueron regaladas a España por el entonces presidente Carlos Holguín. / AFP

El difícil camino para que la Colección Quimbaya regrese al país está compuesto por esfuerzos de lugares y personas diferentes. Además del abogado Felipe Rincón, cuyo litigio fue el que desembocó en el fallo de la Corte Constitucional del año pasado que obligó al Gobierno a hacer todo lo posible por regresar las 122 piezas a Colombia, la Academia de Historia del Quindío también ha acompañado el proceso, incluso desde antes de que Rincón interpusiera una primera acción popular.

Los datos sobre las piezas existen desde hace ya un buen tiempo. En 1998, un artículo del profesor Pablo Gamboa, de la Universidad Nacional, registró la existencia de las piezas y explicó que “comprenden desde diminutas cuentas de collar, hasta un poporo de 35,5 cm de altura y 1.710 gramos, el objeto más grande y más pesado de esta colección. Pero anotamos que lo expuesto en Madrid, únicamente orfebrería, sólo es una parte del tesoro original, descubierto en 1890, en Quindío, integrado por un mayor número de piezas orfebres y, además, como en toda ofrenda funeraria, por cerámicas y otros objetos”.

Jaime Lopera, director de la Academia de Historia del Quindío, recuerda que en 2003 empezaron sus indagaciones sobre la Colección Quimbaya “con una enorme incertidumbre, con un enorme escepticismo, porque no se sabía cómo se debía arrancar. Todo comenzó con unas cartas enviadas por nosotros a Felipe González —expresidente de España—, las cuales nunca fueron contestadas. Simultáneamente sabíamos que Noemí Sanín era la embajadora en aquel entonces y le mandamos una carta diciéndole que la Academia veía con mucho gusto que ella se apersonara, ella vio un tesoro de Colombia que valía la pena pedir”.

(En contexto: Recuperar el tesoro Quimbaya, orden perentoria al Gobierno)

Muchas de esas cartas fueron ignoradas a lo largo del proceso. Según Lopera, una de las hipótesis para que el gobierno español no contestara es que los documentos “iban dirigidas al gobierno demócrata y no a la Corona española. La versión que nosotros recibimos es que el tesoro había sido entregado a la Corona, a la reina, entonces no se podía pedir sino a ésta y no a las autoridades civiles del gobierno de (José María) Aznar”.

El Gobierno colombiano, por su parte, sí contestó. Lopera explica que “en cierto momento enviamos una comunicación al Ministerio de Cultura, (que) trasladó nuestra comunicación a manos del Instituto Colombiano de Antropología e Historia y dio respuesta en una comunicación bastante grande, hizo prácticamente un expediente de unas 20 o 30 páginas explicando todo el fenómeno. Hicieron un estudio realmente muy completo y finalmente dijeron que no se puede pedir a un país que devuelva un regalo”.

A pesar de que la vía jurídica fue la que llevó a la histórica decisión de la Corte Constitucional, la vía diplomática en la que estuvo presente la Academia de Historia del Quindío acompañó permanentemente el litigio, apoyándolo con material importante. “La vía legal fue nutrida por todas las comunicaciones que nosotros íbamos enviando no solamente al Ministerio de Cultura, sino también al Ministerio de Exteriores, a la Cancillería española y a los embajadores. Y esas comunicaciones iban llegando a manos de los jueces que iban viendo que ya hay un cuerpo importante de reclamación que iba tomando forma”, asegura Lopera.

El hecho de que el presidente tenga la obligación de intentar recuperar la colección es, para la Academia de Historia del Quindío, “un triunfo moral, no político”. Lopera añade: “Logramos vencer toda clase de obstáculos y toda clase de incredulidades para que las más altas cortes de Colombia se ocuparan de un tema que, desde luego, es simplemente simbólico. El retorno del tesoro Quimbaya es la muestra de que los países sí pueden reclamar los patrimonios culturales en manos de terceros”.

(Vea: “No hay forma de traer el Tesoro Quimbaya a Colombia”: Gobierno)

El optimismo de la institución lleva a pensar en la posibilidad de que, en caso de que la colección efectivamente regrese al país, ésta pueda preservarse en Quindío, su lugar de origen, en vez de llegar a Bogotá. “Es un referente importantísimo en antropología y en etnografía que vale la pena que esté aquí, al alcance de la gente que quiere verla. Eso sería por lo menos para mí el sueño más importante. (…) El Banco de la República querrá dejarla en Bogotá, obviamente hay más seguridades, pero la aspiración nuestra es que haga aquí un anexo en el Museo de Oro Quimbaya de Armenia para que venga al Quindío”, afirma Lopera.

Las 122 piezas que están en Madrid aparentemente no serían las únicas fuera del país. Investigaciones de la institución del Quindío indicarían que otra parte de la colección estaría en el Field Museum de Chicago. “Hace muchos años estaba buscando una información sobre piezas quimbayas y por el computador me enteré de que había un museo en Chicago que tenía unas piezas de América Latina. (…) Inmediatamente le escribí una carta al director del museo, cuyo nombre figuraba ahí. El señor recibió la carta, sé que la recibió, pero nunca la contestó”, cuenta Lopera, quien cree que este podría ser el próximo reto.