Piden al Ministerio de Defensa una rendición de cuentas

A responder por las “carpetas secretas”

Noticias destacadas de Judicial

La Procuraduría llamó a juicio disciplinario a dos generales retirados, cinco coroneles, tres mayores, un teniente y dos suboficiales por supuestamente estar detrás del perfilamiento ilegal de más de 130 personas.

Los generales retirados Luis Felipe Montoya Sánchez, exjefe de operaciones del Ejército, y Gonzalo Ernesto García Luna, excomandante del Departamento Conjunto de Inteligencia y Contrainteligencia, fueron llamados por la Procuraduría a un juicio disciplinario junto con cinco coroneles, tres mayores, un teniente y dos suboficiales. La razón: serían los responsables de estar detrás de las denominadas “carpetas secretas” reveladas por la revista Semana, que evidenció cómo inteligencia militar perfiló a más de 130 personas a través de sus interacciones en redes sociales, al punto que recolectaron información de sus familias.

(En contexto: Las “carpetas secretas” de inteligencia militar: ¿a quiénes iban dirigidas y para qué?)

Según el Ministerio Público, estos militares estuvieron detrás de las operaciones en las que hubo “una presunta recolección de información de carácter íntimo de ciudadanos nacionales y extranjeros”. Esta decisión surge seis meses después del allanamiento en diciembre de 2019 al Batallón de Ciberinteligencia del Ejército en Facatativá. Durante meses, la Dirección de Investigaciones Especiales de la Procuraduría analizó 10 discos duros, cinco celulares, ocho sim cards, 12 memorias USB, una memoria micro SD, 316 DVD y discos compactos. En una de esas memorias, la del sargento César Gutiérrez, se encontraron las “carpetas secretas” de periodistas, políticos, militares, entre otros.

Entre las pruebas recolectadas por la Procuraduría también se encontró que, al parecer, el Batallón de Ciberinteligencia realizó trabajos para un funcionario de la DIAN. En su decisión, el Ministerio Público dictó medidas cautelares para prevenir que se repitan estos hechos en el futuro, por lo que le dio cinco días al Ministerio de Defensa para que entregara un informe sobre las acciones que está tomando para fortalecer los protocolos de inteligencia y los mecanismos de control interno. “En caso de que no existan o no fuesen suficientes esas medidas, se requirió al Ministerio suspender todo procedimiento que tenga por objeto perfilamientos o acciones similares”, señaló la Procuraduría.

Como lo reveló este diario, entre los llamados a juicio, además de los dos generales (r), están los coroneles Benjamín Andrés Ramírez Villalobos, Julio Tobías López Cuadros, Hugo Armando Díaz Hernández, Juan Esteban Zapata Cifuentes (quien era agregado militar en Washington y excomandante de la Brigada de Inteligencia Militar No. 1) y Milton Eugenio Rozo Delgado (excomandante del Batallón de Ciberinteligencia). Asimismo, están los mayores Mauricio Arias Quintero, Eduardo De la Torre Díaz y Heisen Giovan Pulido Salamanca. La lista la cierran el teniente Luis Carlos Trujillo y los suboficiales Arvey Alvarado Amézquita y Diego Leandro Pérez Reyes.

Purga en el Ejército

Días antes de que Semana revelara las “carpetas secretas”, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, convocó a una rueda de prensa en la Escuela Superior de Guerra en la que anunció que la junta asesora del Ministerio de Defensa recomendó “por unanimidad” la salida de 11 oficiales de inteligencia y contrainteligencia. Trujillo no dio nombres, sin embargo, El Espectador conoció la resolución y quiénes eran los generales, coroneles y mayores que dejaron de ser parte de las filas del Ejército. En ese listado se destacaban los generales Gonzalo Ernesto García Luna y Eduardo Quirós, ambos señalados de estar detrás de las hechos que provocaron los más recientes escándalos.

La Procuraduría confirmó que Quirós ya está citado a audiencia de juicio disciplinario por ser quien estuvo detrás de una operación en el interior del Ejército para descubrir quiénes eran las fuentes de información del periodista de The New York Times, Nicholas Casey, quien escribió sobre el supuesto regreso de los mal llamados falsos positivos. Para el Ministerio Público, Quirós se extralimitó en sus funciones al ofrecer dinero y ordenar, entre otras cosas, pruebas de polígrafo a un grupo de oficiales sospechosos. A su vez, el general (r) García Luna era un desconocido en la opinión pública, hasta que en este diario se reveló su paso por el DAS.

(le puede interesar: General que pidió la baja por escándalo de "carpetas secretas" pasó por el DAS)

En la lista de oficiales que salieron del Ejército y también fueron llamados a juicio disciplinario por la Procuraduría están los coroneles Julio López, Hugo Díaz, Juan Esteban Zapata y Milton Rozo, así como los mayores Eduardo De la Torre y Mauricio Quintero. Sobre el general Luis Felipe Montoya Sánchez, lo que se sabe es que debe responder ante el Ministerio Público porque era el jefe jerárquico del general García Luna. Los que no aparecen en el listado de la Procuraduría, y que sí fueron retirados de las Fuerzas Armadas, fueron los coroneles Helmont René Ramos Naranjo y Juan Pablo Prado Torres, exdirector de la Jefatura de Inteligencia y Contrainteligencia, y el mayor Hernán Villamil Ortegón.

Sobre los otros cinco oficiales y suboficiales llamados a juicio por la Procuraduría, y que estaban adscritos a la Jefatura del Estado Mayor de Operaciones, se desconoce si continúan en el Ejército. Lo que sí se tiene claro es que en el marco de la investigación que adelanta la magistrada Cristina Lombana, quien ordenó el allanamiento el 17 de diciembre de 2019 al Batallón de Ciberseguridad, fueron citados a declarar el mayor De la Torre Díaz y el teniente Trujillo Perdomo. Por ahora, el Ministerio Público es la primera autoridad en llevar a juicio a los militares señalados del nuevo capítulo del extenso libro de irregularidades en la inteligencia colombiana, que podría desembocar en multas, destituciones e inhabilidades para ejercer cargos públicos.

Comparte en redes: