Revisarán indemnización al general (r) Freddy Padilla

El excomandante de las Fuerzas Militares recibió más de $284 millones por haber perdido el 52,76% de su capacidad laboral en su paso por la institución.

El general (r) Freddy Padilla ejerció como comandante de las Fuerzas Militares entre 2006 y 2010. / Archivo
El escándalo que generó esta semana la noticia sobre el desfalco a las arcas del sistema de prestaciones sociales del Ministerio de Defensa tuvo un nuevo episodio gracias a una denuncia sobre presuntas irregularidades en la indemnización que recibió el general (r) Freddy Padilla cuando pidió su retiro en el año 2010.
 
El capitán (r) Juan Alfonso Fierro, director de la Asociación Nacional de Veteranos de la Fuerza Pública (Analvet), llevó ante la Fiscalía la resolución que otorga una millonaria indemnización al excomandante de las Fuerzas Militares para que sea estudiada en el marco de esta investigación sobre tráfico de certificados médicos. Para el capitán Fierro no es claro por qué el pago a Padilla se hizo con base en un dictamen que determinó una pérdida de la capacidad laboral del 52,76% y, más aún, cómo después de eso el general fue nombrado embajador en Austria.
 
Según expresó el capitán, siempre que un militar sale de la institución se le realiza una serie de exámenes médicos que determinan qué porcentaje de su capacidad laboral perdió en función de las tareas realizadas para la fuerza. No obstante, apunta, estos procedimientos no corresponden con el estado de salud real de los militares, pues muchos soldados que resultan discapacitados por heridas de guerra han terminado con indemnizaciones mínimas, contrario a lo que pasa con muchos coroneles o generales que, sin tener problemas de salud considerables, obtienen indemnizaciones millonarias, como en el caso del general Padilla, quien recibió poco más de $284 millones. “Esta indemnización es astronómica, supremamente alta para alguien que no ha sido herido en combate”.
 
Cabe recordar que el paso del general (r) Freddy Padilla por la comandancia de las Fuerzas Militares, entre 2006 y 2010, se consideró sobresaliente por los duros golpes que sufrió la guerrilla, entre ellos las muertes de Tomás Molina Caracas, alias Negro Acacio, Gustavo Rueda Díaz, alias Martín Caballero, y Raúl Reyes en 2008. También fue bajo su mando que se realizó la operación Jaque, por medio de la cual recuperaron la libertad 15 secuestrados entre los que se encontraba Íngrid Betancourt. Luego de su retiro del Ejército Padilla estuvo tres años en Austria y regresó al país en 2013 para presentar su candidatura al Senado por el Partido de la U, cargo que no logró.
 
Aunque el general (r) Padilla no se ha pronunciado públicamente sobre las presuntas irregularidades de su indemnización, envió un comunicado a W Radio en el que explicó que su incapacidad al dejar las Fuerzas era de 23,7% y que ésta es normal para alguien que prestó sus servicios en la institución por más de 41 años. También manifestó que considera malintencionada la denuncia porque pareciera que quieren relacionarlo con el cartel de las pensiones e indemnizaciones. No obstante, otra cosa dice la resolución conocida por este diario, pues aunque se encuentra el dato de 23,7%, éste corresponde al factor salarial del general, pero el ítem de la disminución de la capacidad laboral total dice que es de 52,76%.
 
El director de Sanidad del Ejército, Carlos Arturo Franco, explicó que las compensaciones económicas por disminución de capacidad laboral dependen de varios factores, entre ellos el tipo y origen de las lesiones sufridas por el militar en su tiempo de servicio. La junta médica que realiza la evaluación otorga distintos valores si se trata de heridas en combate, accidentes de trabajo o enfermedades, y al final el rubro aumenta de acuerdo al rango del uniformado.
 
La indemnización del general Padilla, asignada en 2010, no había sido relevante hasta este momento, cuando se conoce la existencia de dos redes de tráfico de certificados médicos que permitieron a militares acceder a indemnizaciones y pensiones por invalidez muy por encima de los valores a los que tenían derecho. El viernes pasado la Fiscalía emitió 35 órdenes de captura contra militares y civiles que formulaban conceptos médicos falsos. De las 35 órdenes de detención 34 se hicieron efectivas ese mismo día, sin embargo, durante las audiencias de legalización de captura 12 personas tuvieron que ser dejadas en libertad por errores en los procedimientos de detención. Entre los procesados se encuentran 17 militares retirados, 12 en servicio activo, tres médicos y un abogado. Aunque las autoridades creen que podrían ser más de 200 los militares beneficiados con estos procedimientos ilegales, sólo dos de los presuntos favorecidos hacen parte del grupo de los procesados: el teniente (r) Óscar Fernando Murcia y el mayor (r) Jairo Guerrero.
 
Por ahora la Fiscalía tendrá que investigar si la indemnización del general Padilla presenta algún tipo de irregularidad y si puede estar relacionada con estas redes.