‘Rey’ del contrabando aceptó cargos

Joaquín Bruges pasó de ser un empresario textil a entregarse esta mañana a la Policía Aduanera. Va a cooperar con la justicia. Hasta hoy, no se conocía ninguna imagen de este hombre: El Espectador publica su primera foto.

Joaquín Bruges Gómez, el llamado ‘rey’ del contrabando de textiles.Cristián Garavito- El Espectador

En los juzgados de Paloquemao, en el centro de Bogotá, el hombre que hasta hace poco era conocido solo como un empresario de la Costa Caribe acaba de aceptar los seis cargos que le imputó la Fiscalía. Se trata de Joaquín Bruges Gómez.

Fuentes de la Fiscalía le confirmaron a este diario que Bruges, señalado de ser el cerebro de la red más grande de contrabando de textiles en el país, admitió los seis delitos que le imputaron: lavado de activos, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, exportaciones e importaciones ficticias, fraude procesal y falsedad en documento privado.

Aceptar cargos era parte del acuerdo pactado con el organismo investigativo, el cual, a cambio, solicitará al juez mañana martes 28 de julio que le concedan detención domiciliaria en vez de enviarlo a alguna cárcel.

Bruges, confirmó este diario, se entregó este lunes en la sede de la Policía Fiscal y Aduanera de Bogotá (Polfa) a las 9:00 a.m. y, horas después, comenzó la audiencia de legalización de captura en los juzgados de Paloquemao. La captura fue legalizada; los cargos, aceptados; y mañana el juez definirá en dónde pasa su detención.

Otra razón por la cual Bruges espera que le concedan detención domiciliaria es por su estado de salud. Ante la Fiscalía, acreditó estar muy enfermo. Para confirmarlo Medicina Legal le hizo exámenes, cuyos resultados se conocerán en tres días.

A través de un grupo de empresas, y principalmente de Comercializadora Internacional Cititex, Bruges simuló exportaciones para de esa forma conseguir que le devolvieran dinero del IVA. Así mismo, importó textiles a precio de huevo, traídos desde Asia principalmente, para poder vender telas y ropa a un precio que su competencia, la que sí pagaba impuestos, no podía equiparar.

“Mientras el precio del kilo de las confecciones estaba a US$10, él lo traía a US$1,6”, le explicó en su momento a este diario una fuente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), en la cual llevaban cuatro años notando cómo la principal empresa de Bruges, Cititex, solo crecía y crecía.

Cititex llegó a ser la segunda importadora textil más grande del país. Se trataba, sin embargo, de un emporio hecho en el aire, basado en fraudes al Estado cometido por Bruges y auxiliadores suyos, incluido un concejal de conservador de Juan de Acosta (Atlántico), Anaís Miranda Daza, y funcionarios de la Dian.

A la Fiscalía le tomó más de un año de investigaciones poder desenmarañar la sofisticada red que presuntamente creó Bruges para engañar el Estado y quedarse con dineros públicos. Bruges inicialmente se escapó, pero después de algunos meses de acercamientos con la Fiscalía, y de un intento de entrega que no fue exitoso, aceptó presentarse en la sede la Policía Fiscal y Aduanera esta mañana.