Las pruebas claves en la sanción contra FCF, Ticketshop y Ticket Ya por reventa de boletas

Noticias destacadas de Judicial

La Superintendencia de Industria y Comercio sancionó hoy a la Federación Colombiana de Fútbol, a las empresas Ticketshop y Ticket Ya, y a los directivos de las tres entidades, por competencia desleal. Unas 17 personas participaron en este esquema ilegal de reventa de boletas.

En una decisión sin precedentes, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) sancionó este lunes, con una multa de $18.352 millones y por competencia desleal, a la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), a las empresas Ticketshop y Ticket Ya, y a 17 personas naturales, entre las que se encuentran máximos directivos del fútbol colombiano como el presidente de la FCF, Ramón Jesurún, y el expresidente de la FCF, Luis Bedoya. La decisión la tomó el mismo superindentende de industria y comercio, Andrés Barreto, en el expediente de la reventa de boletas para los partidos de las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018. (Lea aquí: FCF, Ticketshop y Ticket Ya, sancionadas con $18.300 millones por reventa de boletas)

Según la SIC, no hay duda de que los sancionados idearon y ejecutaron “un sistema que limitó la libre competencia para favorecer a Ticketshop en la adjudicación del contrato de boletería para las eliminatorias al Mundial Rusia 2018 (por más de $40.000 millones)”. En pocas palabras, el ente de control asegura que la FCF convocó a las boleteras del mercado para que participaran en el proceso de contratación en el que se elegiría la mejor oferta, pero en realidad ya había sido acordado con antelación que el contrato sería manejado, en apariencia, por Ticketshop, y tras bambalinas, por Ticket Ya. Esta última empresa, además, revendió las boletas a precios exhorbitantes. (Lea aquí: Reventa de boletas: Federación Colombiana de Fútbol dice que no ha sido notificada de sanción)

“Para materializar sus conductas la FCF, Ticket Ya y Ticketshop coordinaron su comportamiento para direccionar la adjudicación del contrato de boletería a Ticketshop, y así excluir las ofertas de las demás empresas que participaron en el proceso. Con ese propósito, implementaron diferentes actos dirigidos inequívocamente a favorecer la elaboración, presentación y evaluación de la propuesta de Ticketshop ante la FCF”, agregó el superintendente, Andrés Barreto, en rueda de prensa.

Las investigaciones por este caso se iniciaron después de que Ticketshop anunció que vendería 6.000 entradas el 6 de agosto de 2017 para el partido Colombia-Brasil, disputado en septiembre de ese año, y dijo que estas se comercializaron en 42 minutos, pero la SIC halló evidencias, "digitales y documentales" que prueban que no se pusieron a disposición del público ese día. El ente de control explicó este lunes que los sancionados generaron un "cartel para el desvío de boletas con el fin de revenderlas" y se aplicaron "precios excesivamente altos respecto de las mismas" con sobrecostos de "hasta un 350 % más del valor del mercado".

En la investigación fue clave la colaboración de los directivos de Ticketshop, César Carreño e Iván Arce, quienes aceptaron haber cometido conductas irregulares y se convirtieron en delatores en el proceso. Carreño y Arce aportaron documentos, correos electrónicos y declaraciones sobre la existencia y el funcionamiento del cartel empresarial.

En documentos contenidos en el expediente, conocidos por El Espectador, reposan varias pruebas claves con las que el superintendente Barreto salió hoy a explicar el sentido del fallo en una rueda de prensa. Estas evidencias acreditan, de acuerdo con la SIC, la existencia de los diferentes actos de favorecimiento que desplegaron los sancionados para asegurarse de que Ticketshop estuviera encargada de la operación de comercialización de las boletas durante la eliminatoria al Mundial de Rusia 2018 y así garantizar la posterior reventa de la boletería a precios muy superiores a los inicialmente establecidos por la FCF.

La primera prueba: el anticipo. Los cartelistas determinaron un valor concreto y específico para el anticipo que debía contener la propuesta de Ticketshop con el objetivo de que lograra ser la ganadora. Así, establecieron que “debía haber un anticipo de $10.000 millones”, lo que al momento de su elección representó un factor que “determinó” que fuera considerada la “mejor opción” debido a que “incluyó en su oferta una modalidad de pago por anticipado”. Pero los demás competidores desconocían este criterio. (Lea aquí: “Jamás vendí una boleta”: la declaración de Rodrigo Rendón Cano en la SIC)

Luis Bedoya Giraldo, presidente de la FCF para esa época y hoy a la espera de juicio en Estados Unidos, manifestó a Rodrigo de Jesús Rendón Cano, expresidente del Real Cartagena y la cabeza detrás de Ticket Ya, que en la propuesta a presentar por Ticketshop “debía haber un anticipo de $10.000′000.000 de pesos” para que la misma saliera ganadora dentro del proceso. Este episodio lo narró el mismo Rodrigo Rendón en el interrogatorio practicado por la SIC.

Pregunta de la SIC a Rodrigo Rendón: ¿Por qué medio conoció usted el pliego de condiciones que la Federación hizo público?

Respuesta de Rodrigo de Jesús Rendón Cano: Lo conocí directamente con el presidente, en ese momento el doctor Luis Bedoya, al cual me acerqué a preguntarle cuáles eran las condiciones del contrato; cómo iba a ser la licitación. Fue una licitación pública, privada. Fue muy claro el presidente, siendo mi amigo, fue muy claro, me dijo Rodrigo: “gana la licitación la mejor oferta” y, adicionalmente, tiene que haber un anticipo de $10.000′000.000 de pesos, esas son las condiciones (…)”.

La segunda prueba: el valor de la propuesta económica. Un segundo acto de favorecimiento consistió en establecer conjuntamente el valor de la oferta económica que presentaría Ticketshop, con el fin de que fuera la oferta ganadora. Para lograr su objetivo, el 12 de agosto de 2015, día de la presentación de las ofertas, los cartelistas tuvieron información confidencial para revisar y tener acceso en tiempo real a cada una de las propuestas que se presentaron ante la FCF y así coordinar el valor de la propuesta que Ticketshop debería presentar.

César Carreño, directivo de Ticketshop, contó a la SIC que el mismo día de la presentación de la oferta, tras obtener la información privilegiada, cambiaron a última hora el valor de su propuesta económica de $37.120 millones a $40.120 millones. De igual forma, se encontró prueba de que la oferta de Ticketshop fue la última en presentarse, minutos antes de que se cerrara el plazo para la presentación de las propuestas.

“Se encontró prueba que Luis Herberto Bedoya Giraldo y Ramón de Jesús Jesurún Franco se encontraban presentes al momento de recibir las propuestas económicas, lo cual pone en evidencia que conocían las ofertas de todos los participantes, y pudieron tener un flujo de información con los demás cartelistas”, se lee en el expediente de la SIC.

La tercera prueba: la desviación de la boletería. En el expediente se encuentran archivos de excel y actas de sociedades en las que quedó registro de la distribución masiva de boletas que de Ticketshop se hacía Ticket Ya. Por ejemplo, en el partido de la Selección Colombia contra Venezuela se desviaron 2.730 boletas con destino a Ticket Ya. Esta información fue encontrada en visita administrativa que se realizó en las instalaciones de Ticket Ya.

Sin embargo, uno de los partidos que más dejaron en evidencia la maniobra de desviación de boletas fue el disputado entre Colombia y Brasil. La boletería de este partido se acordó que quedaría toda a disposición de Ticket Ya y sus socios, quienes posteriormente la pondrían en reventa. Esto consta en un acta de la reunión organizada el 7 de abril de 2017 y a la cual asistieron Rodrigo de Jesús Rendón Cano, y sus socios, Medardo Alberto Romero Riveros y Elías José Yamhure Daccarett.

La cuarta prueba: la reventa. Se evidenció que algunos compradores pagaron con sobrecosto por boletas. Un ejemplo puntual muestra que un cliente adquirió 350 boletas de lateral norte y sur para un partido. Este comprador pagó por cada una $170.000, pero en realidad el valor nominal de la boleta para la tribuna lateral correspondía a $60.000. Es decir, pagó $110.000 por encima del valor, lo que equivale a un 183% de sobrecosto.

Por colaborar con la entidad de control, la empresa Ticketshop y sus funcionarios fueron absueltos del proceso pues aportaron documentos y pruebas con los que la SIC descubrió el sistema empleado por los involucrados. Ante el anuncio, la FCF aseguró que “no ha sido notificada de esta decisión en los términos que indica la normatividad, por lo tanto se desconoce el contenido íntegro de la decisión”. “El hecho de no utilizar los mecanismos previstos en la ley, sino los medios de comunicación para informar decisiones administrativas, reitera las irregularidades que desde el inicio del proceso se han advertido y hemos puesto en conocimiento de las autoridades competentes”, detalló la FCF en un comunicado. También informó que, “respetuosa de la institucionalidad”, la FCF “acudirá a las autoridades competentes y hará uso de todas las alternativas legales para la defensa de sus legítimos intereses y derechos”

Sin embargo, el superintendente Andrés Barreto aseguró que los investigados sí fueron notificados por correo electrónico e hizo un fuerte llamado: “Quiero hacer un llamado a que los procesados e investigados, en la manera en que la SIC ha respetado en debido proceso, también obren lealmente en este proceso”. El funcionario afirmó que la entidad se dirige se demoró en tomar la decision no solo por la pandemia, sino por “múltiples e infundadas recusaciones de las partes y por estrategias dilatorias procesales”. “No es momento para seguir incurriendo en legueyadas y tácticas de esta naturaleza”, concluyó en superintendente Barreto.

Ahora, la FCF tendrá que decidir si interpone el recurso de reposición contra la decisión, que tendrá que ser resuelto por el mismo superintendente de industria y comercio, Andrés Barreto, por lo que se prevee que no cambie el sentido del fallo. Luego de que este recurso se resuelva, la FCF podría acudir a la jurisdicción contenciosa administrativa y entablar una demanda de nulidad y restablecimiento de derechos para tumbar el fallo de la SIC. Incluso, la FCF podría instaurar después un acción de tutela contra el acto administrativo. Así, las cosas, hoy se definió el primer round de esta disputa judicial, pero aún falta camino.

Por lo pronto, la Superintendencia de Industria y Comercio trasladará el expediente de la reventa de boletas a la Fiscalía, que adelanta las pesquisas penales del caso, y a la justicia norteamericana, que adelanta el proceso penal por el Fifagate contra Luis Bedoya, expresidente de la FCF, y quien fue sancionado también por la SIC este lunes por competencia desleal.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

reventa de boletasSICFCFFCF
Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.