"Samuel Moreno desfalcó a Bogotá"

El exalcalde de Bogotá fue sentenciado a 18 años de prisión por solicitar millonarias comisiones para la entrega de un contrato para la prestación del servicio de ambulancias.

Con la voz entrecortada el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas manifestó que iba a presentar recurso de apelación en contra del fallo emitido por el juez 14 de conocimiento que lo condenó a 18 años de prisión por solicitar una comisión para garantizar la entrega del contrato para la prestación del servicio de ambulancias en el año 2009, y el cual tuvo un valor de 69 mil millones de pesos.

Esas fueron las única palabras que se le escucharon durante la audiencia celebrada este martes. En las cinco horas que duró la diligencia el exmandatario distrital hizo varios apuntes en un bloc de hojas amarilla que siempre lo acompañó durante este juicio, el cual duró casi dos años y medio y en el que las solicitud de aplazamiento, cambio de abogados y cuestionamientos de la Fiscalía por maniobras dilatorias fue común.

Además del "cara a cara" con los otros miembros de la "empresa criminal" que desfalcó al Distrito durante los tres años que duró su administración. Es recordada la audiencia en la que su hermano, el exsenador Iván Moreno Rojas -condenado a 14 años de prisión por el carrusel de la contratación- abogó por su inocencia ante las preguntas constantes de Samuel. 

El juez de conocimiento consideró que existieron pruebas documentales y testimoniales suficientes para demostrar la culpabilidad del exalcalde de Bogotá, quien nunca aceptó su responsabilidad en los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y cohecho por los que fue llamado a juicio por la Fiscalía General. 

Para el funcionario judicial Moreno Rojas interpuso sus intereses personales a los colectivos, los cuales juró proteger cuando juramentó ante la Constitución Política el primero de enero de 2008 cuando se posesionó como Alcalde Mayor de Bogotá.

"Quebrantando el deber de protección y cuidado que por disposición de la carta política le fue entregado en una actitud desbordada frente a su cargo como Alcalde Mayor de Bogotá a quien su electorado le entregó la confianza publica", precisó el funcionario judicial.

En este sentido aseguró que el entonces alcalde "procedió sin recato alguno y desprovisto de cualquier principio a utilizar su cargo como primer mandatario distrital para lograr su cometido por un tema es grave valiéndose del rol en el que se desempeñaba".

Para esto presionó a sus subordinados, entre ellos funcionarios de la Secretaria Distrital de Salud para lograr cumplir sus objetivos criminales. Con su ayuda logró estructurar el pliego de condiciones para garantizar la entrega del contrato 1229 de 2009 a un contratista que ya había entregado una comisión.

Existía un evidente interés del mandatario distrital para que el mismo le fuera entregado a la Unión Temporal Servicio Ambulatorio direccionando las distintas etapas de la licitación y finalmente obtener el 9.5% del valor del mismo. Prevaleció un interés económico frente a la misma salud de los habitantes de la capital.

"No menos valor puede merecer el análisis de la intención de dolo dada la voluntad y conciencia con la que actuó y con un evidente desapego de los valores que deben caracterizar al funcionario público y más aún cuando se trata de quien fungía como alcalde Mayor de Bogotá no le importó el grado de perjuicio que causaba su mendaz actuar pues solamente estaba fijado en obtener un beneficio económico como aconteció", aseguró.

Es de un reproche mayor, según el juez, que Moreno Rojas buscará el aval de concejales, contratistas y particulares para lograr sus siniestros objetivos. En el fallo se indica que como una "feria económica" se repartieron los dineros públicos "adjudicando el contrato al mejor postor".

"Repugna la manera en cómo se materializó una burla al electorado, puesto se interpusieron intereses mezquinos no puso atención al daño mayúsculo que infligía a una comunidad quien en el contexto de la escancia propia de la relación", manifestó en la extensa audiencia.

"Se puso en juego la salud de los habitantes de nuestra capital ya que la oferta licitatoria estaba dirigida a una mejor prestación del servicio asistencia en salud. ¿Pero cómo él iba a cumplir el objetivo si más ni menos interpuso el interés económico del alcalde mayor?", indicó.