Samuel Moreno, exalcalde

El exmandatario, que está en prisión, ya ha cumplido cinco meses de la sanción, que durará hasta mayo. Tendrá que pagar una multa de $67 millones. Ahora se prepara para enfrentar el proceso penal en su contra.

El procurador general, Alejandro Ordóñez Maldonado, le puso punto final a la era de Samuel Moreno Rojas como alcalde de Bogotá. Tras seis meses de la formulación del pliego de cargos en el primer proceso disciplinario que adelanta en su contra por el carrusel de la contratación, ayer hizo pública la decisión de suspenderlo por un año y de inhabilitarlo por igual tiempo para ejercer cargos públicos.

Con esta sanción se le cierra definitivamente cualquier posibilidad de regresar al cargo, ya que la sanción irá hasta mayo del próximo año y su periodo como alcalde termina el próximo 31 de diciembre. Aunque ante esta decisión procede recurso de reposición, éste lo resuelve Ordóñez Maldonado, por lo que es poco probable que prospere.

El fallo se esperaba hace dos semanas, pero, debido a que el abogado de Moreno Rojas recusó al procurador general, el anuncio de la sanción tuvo que ser aplazado. La recusación fue rechazada por la viceprocuradora Martha Isabel Castañeda y con ello dio luz verde para notificar el fallo de responsabilidad al exmandatario, que se convierte en la primera sanción en su contra y suma a los otros procesos fiscales, penales y disciplinarios.

Al exalcalde lo señalan de liderar una red de corrupción alrededor de los contratos de obra que celebró la administración distrital desde su llegada al cargo en 2008, con gran influencia de personas que financiaron su campaña.

Según la Procuraduría, esta primera decisión está relacionada exclusivamente con su omisión en el control de los contratos, pero aún está en marcha el proceso por las denuncias del supuesto cobro de comisiones a contratistas para la adjudicación de obras. La investigación podría terminar en destitución e inhabilidad hasta por 20 años, con lo que definitivamente podría acabar su carrera política.

Por su parte, la Fiscalía avanza también en el proceso penal contra el exalcalde, a quien llevará a juicio por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación en favor de terceros y concusión. Debido a esta investigación, Moreno Rojas se encuentra privado de la libertad en la estación de Policía del Parque Nacional. Para el ente acusador, existen evidencias sobre la participación del mandatario distrital en la adjudicación de contratos, la cesión del contrato que tenían los Nule y otras acciones que lo pondrían supuestamente a la cabeza del carrusel.

Sanción disciplinaria

De acuerdo con el fallo del procurador Ordóñez, pese a que Moreno Rojas tuvo información oportuna de las irregularidades en varios contratos de la ciudad, “no aseguró en debida forma las obras a cargo del Distrito, especialmente la Fase III de Transmilenio, los contratos 071 y 072 de la malla vial y los de valorización a cargo del IDU. Tampoco adelantó acciones para evitar, controlar o minimizar las irregularidades. Con su conducta, incumplió en tres ocasiones su deber como alcalde de asegurar la construcción de las obras”, dijo Ordóñez.

Moreno Rojas se encuentra suspendido desde el 2 de mayo, razón por la cual se le descontará el plazo que lleva fuera del cargo y la suspensión se extenderá hasta mayo del próximo año. La Procuraduría explicó que, debido a que el periodo como mandatario concluye el próximo 31 de diciembre, el resto de la sanción que no pagará como funcionario público lo tendrá que pagar en dinero. La multa se tasó en casi $67 millones, monto que corresponde a lo que hubiera devengado entre enero y mayo, en caso de haber estado en el cargo.

El proceso disciplinario contra Samuel Moreno se abrió formalmente en abril, cuando la Procuraduría le formuló pliego de cargos al considerar que cometió “faltas graves” al omitir su obligación de ejercer control sobre varios contratos de obra en la ciudad. En mayo, con el argumento de que Moreno Rojas podría incurrir nuevamente en la conducta investigada, el Ministerio Público lo suspendió por tres meses y el pasado 2 de agosto le prorrogó la suspensión por igual tiempo. Hoy lo sacó definitivamente de la administración.

Entre las evidencias analizadas por el procurador Ordóñez estuvieron documentos del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y la Alcaldía, al igual que las declaraciones de varios testigos y procesados, como los Nule y el exjefe jurídico del IDU, Inocencio Meléndez. En menos de cuatro años, Samuel Moreno Rojas pasó de aclamado político con perfil presidencial a ser hoy el rostro principal del llamado carrusel de la contratación.