Santiago Uribe reitera que señalamientos que lo vinculan con "Los 12 Apóstoles" son falsos

El hermano del senador Álvaro Uribe Vélez fue acusado de crear un grupo paramilitar en el municipio de Yarumal (Antioquia) por el mayor (r) de la Policía, Juan Carlos Meneses.

Por medio de su defensa, el empresario antioqueño Santiago Uribe Vélez rechazó nuevamente los señalamientos hechos por el mayor (r) de la Policía, Juan Carlos Meneses que lo vinculan con la conformación y expansión del grupo paramilitar conocido como “Los 12 Apóstoles” en el municipio de Yarumal (Antioquia) en la década de los noventa.

Uribe Vélez, hermano del senador Álvaro Uribe Vélez, aseguró que en diferentes oportunidades el uniformado ha cambiado su versión de los hechos, puesto que en un principio no lo vinculó con los actos cometidos por este grupo armado ilegal en la región en contra de presuntos auxiliadores de la guerrilla.

En este sentido aseguró que después de 10 años, el mayor en retiro aseguró que Santiago Uribe tenía vínculos con este grupo cuando antes no lo había mencionado. “Precisamente durante la campaña del año 2010, Juan Francisco Meneses aparece en Buenos Aires cambiando su versión para incrementar falsamente a Santiago Uribe”.

“El mismo Meneses, quien por cinco años permaneció escondido en Venezuela, admitió que los gastos de sus desplazamientos a Argentina habrían sido asumidos por el gobierno venezolano, el cual estaba encabezado por Hugo Chávez Frías y Nicolás Maduro, enemigos declarados del expresidente Uribe Vélez”, asegura la comunicación.

Según el abogado Jaime Granados, quien defiende al empresario antioqueño, en 2013 el mayo Meneses le manifestó al actual senador del Centro Democrático que estaba dispuesto a retractarse de lo dicho en su contra, esto a cambio que ellos retiraran una serie de denuncias interpuestas contra él por falso testimonio y calumnia”.

Sin embargo, en 2014 en su entrega a las autoridades el oficial le aseguró a la Fiscalía General que tenía en su poder pruebas contundentes frente a un soborno hecho por el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe para “mantener su silencio”. Este tipo de señalamientos han sido calificados como falaces.

“En los últimos meses Meneses se ha negado a dar declaraciones ante las autoridades judiciales, estableciendo una especie de chantaje, donde afirma que sólo declarará si se beneficia con un lugar especial de detención y si se le otorga protección por organismos internacionales”.