Se abre esperanza para campesinos despojados de sus tierras

La Unidad de Restitución de Tierras presentó esta semana las demandas ante los jueces agrarios para que fallen sobre el caso de la hacienda ‘La Magdalena’.

/Cortesía Unidad de Restitución de Tierras

Atendiendo el llamado de más de 70 familias que interpusieron su reclamación para ser restituidas frente al caso de la hacienda ‘La Magdalena’ y otras tierras que fueron anexadas al predio, que en total sumarían 500 hectáreas, la Unidad de Restitución de Tierras presentó esta semana ante jueces agrarios de Buga, la solicitud de restitución para los legítimos propietarios.

De acuerdo con la investigación adelantada por la Unidad, integrantes del Cartel del Norte del Valle, tranzaron un acuerdo con el clan de los Urdinola Henao y establecieron relaciones con paramilitares, resultando en una alianza criminal que fue el terror del Valle del Cauca durante los años ochenta y noventa.

El afán de los criminales por apoderarse de las tierras para expandir el negocio de los cultivos ilícitos llevó a que pobladores de cinco de las ocho veredas que componen el corregimiento de Ceilán en el municipio de Bugalagrande, resultaran despojados de sus tierras.

La historia del despojo

Investigadores de la URT reconstruyeron la trágica historia reciente de la hacienda ‘La Magdalena’, que comenzó en la década de los ochenta cuando Fernando Marulanda Trujillo, conocido con el alias de ‘Marulo’ adquirió los derechos herenciales que le pertenecían a su padre, dueño de unas hectáreas donde construyó las primeras bases de la hacienda. Marulanda Trujillo estableció vínculos con los narcotraficantes del Cartel del Norte del Valle y fue extraditado a los Estados Unidos para responder por el delito de tráfico de droga y lavado de activos.

Alias ‘Marulo’ fue el encargado del despojo en los terrenos aledaños a su predio, tierras de 17 fincas en total de las que se apropió y posteriormente legalizó a través de la firma de notarias en los municipios de Sevilla y Tuluá, entre otros.

Para proteger su despojo, el 22 de junio de 1994 la hacienda ‘la Magdalena’ pasó a manos de la Sociedad Agro Inversora Urdinola Henao y Compañía S.EN.C.S, mediante escritura pública en una Notaría de Tuluá, Valle, fachada del extinto y temido narcotraficante Iván Urdinola Grajales.
Gracias a las labores judiciales emprendidas contra los narcotraficantes en la región se logró la desarticulación del clan Urdinola Henao, y la extradición de alias ‘Marulo’.

En 2006 la finca pasó a ser parte de un proceso de extinción, pero para entonces aparecía como dueño de la propiedad un hombre señalado por los pobladores de ser testaferro de los narcotraficantes.

A unos pasos de la restitución

Las primeras solicitudes de restitución de tierras que recibió la Unidad, según informaron sus funcionarios, tuvieron lugar en su sede de Cali, siendo el primer paso para que los investigadores recopilaran datos en diversos organismos estatales y judiciales para comprobar las estrategias usadas por los grupos narcotraficantes para legalizar el despojo.
Tarea titánica teniendo en cuenta que algunos de los 17 predios fueron anexados a ‘La Magdalena’ hace más de 20 años, y no cuentan con un registro catastral actualizado.
Se espera que los jueces agrarios fallen frente al caso de ‘La Macarena’, en un plazo de 4 a 5 meses.

Asimismo voceros de la URT señalaron que luego de restituidas las tierras, acompañarán a los beneficiarios con proyectos productivos para que se garantice el éxito del proceso de restitución.