Se agudiza crisis en el Inpec, 108 cárceles se unirán al cese de actividades

Líderes sindicales anunciaron que desde el martes empezará el plan Hora Cero, que consiste en no realizar remisiones judiciales ni otras actividades diferentes al cuidado de las prisiones.

/ARCHIVO

Nada alentador es el panorama de la justicia para el próximo 13 de enero, día en que se acaba la vacancia. Mientras el sindicato Asonal Judicial advirtió que no regresarían a sus actividades, el Gobierno –en cabeza del ministro de la presidencia Néstor Humberto Martínez y el ministro de Justicia Yesid Reyes– advirtió que así fuera por medio de la Fuerza Pública abrirían los despachos, juzgados y tribunales. Sumado a esto, los sindicatos del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) aseguraron que el próximo martes iniciará el plan Hora Cero. En pocas palabras, no permitirán realizar ninguna remisión ni recibirán presos en las cárceles.

Según indicó uno de los líderes sindicales, el dragoneante Óscar Robayo, esta decisión es producto de los incumplimientos al acuerdo que firmaron el 28 de mayo con el Gobierno. Agregó que el ministro Reyes y del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, no se han querido sentar a negociar porque, argumentan, no hay dinero. Para los guardias del Inpec ninguno de los puntos pactados se ha respetado. “Entre los acuerdos estaba no tener represalias contra los líderes sindicales, pero lo que hemos recibido durante cinco meses de protesta –inició el 1 de agosto de 2014– son investigaciones disciplinarias”, precisó Robayo.

El líder sindical agregó que otro de los puntos del acuerdo era una mejora salarial con la que pretendían equilibrar sus sueldos con las horas de trabajo. “Se trabaja 24 horas y se descansan 24. Eso quiere decir que laboramos 106 horas a la semana y al mes son 240 horas extras. Los funcionarios normalmente trabajan 48 horas semanales. El sueldo de un guardián es de $1.000.000 y las horas extras nos las representan en $400.000. Nosotros pedimos que nos suban $400.00 pesos más a cada uno y que le paguen la prima de riesgo al personal administrativo que muchas veces tiene que trabajar al interior de las cárceles. Al Inpec no le mejoran los sueldos desde hace 17 años y pedimos que lo hagan a través de un decreto”, señaló Robayo.

El sindicato del Inpec manifestó que para levantar el paro están pidiendo que se les destinen $138 mil millones para los próximos cuatro años. Con estos recursos, según ellos, suplen todas sus necesidades. Pero advierten que estos dineros son aparte de los que ya destinó el Gobierno para la construcción y mejoramiento de los centros penitenciarios. Robayo indicó que “mientras las pretensiones de Asonal Judicial son por casi $700 mil millones que tendrían que ser desembolsados inmediatamente, a nosotros no nos ofrecen ni el 15% de esa cifra para cuatro años”.

Los sindicatos del Inpec han sostenido que sus solicitudes buscan tener mejorar al interior de las prisiones, porque según ellos, lo que existe son bodegas humanas y no centros de resocialización. “Si se dejan de violar los derechos de los presos, se mejoran las condiciones de nuestro trabajo” puntualizó Robayo. Para cumplir ese objetivo, también proponen que se incremente la planta de personal, ya que con los guardianes actuales apenas se puede cumplir con los turnos de trabajo.

La nueva posición de los guardianes del Inpec generará un caos mayor al que actualmente existe en la justicia. No sólo porque la entidad es la encargada de llevar a los presos a las audiencias, sino que también, es responsable del ingreso y salida de los detenidos. Además, para los líderes sindicales el ministro Reyes mintió cuando aseguró que era imposible negociar con los sindicatos del Inpec porque existían 64, cuando la realidad era que 22 están en proceso de liquidación y el acuerdo de mayo se firmó con ocho de ellos. Es decir, que para ellos el gobierno no tiene voluntad de negociar, ni solucionar el problema ni inyectarle recursos.

Son 108 cárceles de 148 las que se unirán al plan Hora Cero. No se permitirá la entrada de abogados, se cancelaran las remisiones judiciales y las remisiones médicas sólo se realizarán si son de urgencia. Los sindicatos del Inpec precisaron que los derechos de los reclusos a la salud, a la alimentación y a las visitas familiares no se cancelaran. Las cartas están sobre la mesa y el próximo martes la justicia tendrá su Día D, cuando Asonal se niegue a retomar sus labores, el Inpec a trasladar y recibir presos y el Gobierno a tomarse los despachos judiciales.
 

Temas relacionados