Se entregó exalcalde de Cartagena investigado por presuntos actos de corrupción

El funcionario llegó a la seccional de la Fiscalía en Bolívar horas después de que agentes del CTI de la Fiscalía arribaran a la casa del exmandatario para capturarlo.

El exalcalde de Cartagena enfrenta otro proceso por, supuestamente, ser uno de los cerebros una red de corrupción que se organizó en Cartagena para ganar en la elección de la Contralora Distrital.Archivo

Luego de la orden de captura, emitida por la Fiscalía, en contra de Manuel Vicente Duque, exalcalde de Cartagena, investigado por una serie de irregularidades en la contratación de servicios del Programa de Alimentación Escolar (PAE) de la ciudad, hacia las horas de la tarde de este 5 de diciembre, el exacalde se presentó en la seccional de la Fiscalía en el departamento de Bolívar.

(En contexto: La corrupción se tomó el PAE: Procurador)

Agentes del CTI de la Fiscalía llegaron en la madrugada de este miércoles a la casa del exalcalde Duque, para capturarlo. Pero él no estaba allí. Las autoridades lo buscaban por su presunta responsabilidad en una serie de irregularidades en la contratación de servicios del Programa de Alimentación Escolar (PAE) de la ciudad. 

(Le puede interesar:  Corrupción en el PAE superaría los $140 mil millones​)

Durante el operativo también fueron capturados otras cinco personas que también estarían involucradas en los hechos de corrupción. Se trata del exsecretario de Educación, Germán Arturo Sierra Anaya; Gladys Amanda Muñoz Bravo, representante legal de la Fundación Redcom, Sandra Milena Mercado Santoya, representante del consorcio Proescolar 2016, a David Reynaldo, y a la supervisora de la Alcaldía, Mayiris Gómez Ballestas.

Los contratos que tienen en líos a estos ciudadanos y exfuncionario son dos firmados por el distrito entre abril y agosto de 2016. El primero de ellos por un valor de $8.427 millones con la fundación Redcom de la ciudad de Pasto (Nariño) mediante la modalidad de urgencia manifiesta. El segundo, por $15.831 millones, fue con el consorcio Proescolar por una suma de $15.831 millones, que además tuvo una adición por más de $7 mil millones en diciembre de ese mismo año. Según la investigación, estos negocios se firmaron sin cumplir con los requisitos legales.