Se inició proceso contra policías que participaron en persecución a exconcejal de Chía

El excabildante aseguró que con su actuación los uniformados pusieron en riesgo su vida.

Tres agentes de la Policía de Tránsito de Bogotá se presentaron ante la Procuraduría General para dar su versión de los hechos respecto a la persecución del entonces concejal de Chía, Carlos Enrique Martínez.

En la audiencia que se celebró a puerta cerrada los uniformados contaron cómo ocurrieron los hechos la madrugada del sábado 13 de octubre, cuando el cabildante al parecer manejaba su camioneta blindada bajo los efectos del alcohol en el sector de Chapinero en el norte de Bogotá.

Igualmente se escuchó la versión del exconcejal -quien fue destituido e inhabilitado por 10 años para ejercer cargos públicos por el Ministerio Público- el cual aseguró que con su accionar los uniformados pusieron en riesgo su vida e integridad personal, así como la de su acompañante.

En este sentido indicó que en la persecución los policías le dispararon al vehículo en el que se movilizaba con el fin de que se detuviera. En la acción las cuatro llantas de la camioneta explotaron. 

En la diligencia judicial se presentaron pruebas relacionadas con el actuar de la Policía que emprendieron una larga persecución que finalizó en las instalaciones de la Escuela de Cadetes José María Córdoba, ubicada en la calle 80 con carrera 30.