'Señor del Vino' y la mafia

La Sala Penal de la Corte Suprema sentenció al exdirector de Fiscalías de Medellín Guillermo Valencia por trabajar para la organización delincuencial de Daniel Rendón, alias ‘Don Mario’.

Guillermo León Valencia Cossio, conocido entre la mafia como El Señor del Vino, tendrá que pagar 15 años de prisión por prestar servicios a grupos narcotraficantes. Así lo decidieron los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, quienes sentenciaron al exdirector Seccional de Fiscalías de Medellín y hermano del exministro del Interior Fabio Valencia, por poner su cargo y su poder al servicio de la organización criminal que lideraba el narco Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario.

Tras analizar los testimonios y varias interceptaciones telefónicas, el alto tribunal concluyó que el exfuncionario incurrió en concierto para delinquir agravado, por estar al servicio de la banda criminal de Don Mario; en supresión de documento público, por ayudar a sacar a John Manco Torres, alias El Indio, del organigrama del grupo criminal, y en enriquecimiento ilícito, por recibir $150 millones y una cuatrimoto por hacer dicho favor.

“Guillermo León Valencia Cossio desbordó su ámbito funcional aprovechando el cargo ante los diferentes organismos de seguridad para influenciar a quienes, por sus funciones, creían y confiaban en él. No sabían que en esta oportunidad no actuaba como director de Fiscalías, sino como emisario de una organización criminal…”, dijo la Corte en su providencia.

La investigación en la que se vio involucrado el exdirector de Fiscalías empezó en 2006, cuando un fiscal de la Unidad Antinarcóticos de la Fiscalía (Unaim) empezó a seguirle la pista a una red de narcotraficantes encabezada por Don Mario y por John Manco Torres, alias El Indio.

Con el apoyo de las autoridades alemanas, la Fiscalía realizó un informe en el que alias El Indio estaba identificado como cabecilla de la organización delincuencial.

En desarrollo del proceso investigativo se realizaron varias intervenciones telefónicas, que revelaron a un nuevo miembro del grupo criminal, que desde un alto cargo en una organización estatal hacía favores a la mafia. En las llamadas lo mencionaban como El Señor del Vino. Al avanzar la investigación descubrieron que el personaje era Valencia Cossio. Las conversaciones terminaron siendo la prueba reina en el proceso en su contra.

En las comunicaciones obtenidas, de mayo y junio de 2008, se estableció que el controvertido empresario Juan Felipe Sierra Hernández era intermediario entre El Indio y Valencia Cossio. Para entonces, se descubrió que las constantes llamadas tenían como objetivo evitar que Manco Torres apareciera como el segundo hombre de importancia en la organización de Don Mario, en el organigrama elaborado por la sección de inteligencia de la Policía Metropolitana de Medellín.

Entonces vinieron las alianzas y los compromisos. Y Valencia Cossio se comprometió como director seccional de Fiscalías de Medellín, de acuerdo con las llamadas intervenidas, a convencer a los oficiales de inteligencia de la Policía de que El Indio no pertenecía a la banda delincuencial. Para esa labor se valió de su cargo y de su amistad con los oficiales, circunstancia que de alguna manera, según la Corte Suprema, exculpa al general Marco Antonio Pedreros, quien confiaba y creía en Valencia Cossio por ser el director de Fiscalías, situación que aprovechó este último en una reunión convocada por el general para ultimar detalles del organigrama que se presentaría en el Consejo Regional de Seguridad. En dicho encuentro el acusado persistió en su cometido de sembrar la duda acerca de un error de inteligencia para asegurarse de que se diera la orden de eliminar la foto de alias El Indio del organigrama”.

Por el favor, El Indio le dio a Valencia Cossio una moto avaluada en $40 millones y $150 millones en efectivo.

“Tan exitosa fue la gestión, que la misma se festejó con gran emoción por sus directos promotores y beneficiarios, como se desprende del contenido de las llamadas cruzadas entre Valencia Cossio y Felipe Sierra”, agregó la Corte.

La sentencia se convierte en la pena más alta que hasta ahora la Corte Suprema ha dictado contra un alto funcionario por vínculos con el crimen organizado.

Valencia Cossio, al término de la lectura del fallo, señaló que respeta la decisión, pero no la comparte y que a futuro buscará todos los escenarios judiciales que queden en el país y fuera de él para tratar de demostrar su inocencia.

Por ahora no se tiene claro en qué cárcel pasará El Señor del Vino los próximos años de condena.

 

256126

2011-03-10T22:40:58-05:00

article

2011-03-10T22:40:58-05:00

none

Redacción Judicial

Judicial

'Señor del Vino' y la mafia

28

4607

4635