Sepultan a soldado exsecuestrado de las Farc asesinado en Bogotá

El féretro del militar retirado fue cubierto con una bandera colombiana, estuvo acompañado por una guardia de honor.

El soldado colombiano William Domínguez, asesinado el pasado fin de semana en Bogotá y quien fue secuestrado por la guerrilla de las Farc algo más de dos años, fue sepultado el lunes en un cementerio de la capital colombiana.

Domínguez, quien al parecer sufría de trastornos psicológicos y que había sido jubilado anticipadamente del Ejército por incapacidad hace dos meses, fue despedido tras una ceremonia religiosa celebrada en la iglesia de La Santísima Trinidad, del barrio 7 de agosto, sector norte de Bogotá.

El féretro del militar retirado fue cubierto con una bandera colombiana y en su velatorio y en el mismo funeral estuvo acompañado por una guardia de honor.

Al entierro asistieron altos mandos de las Fuerzas Militares, y se destacó la presencia del agente de policía Walter Lozano, compañero de cautiverio, y del también exsecuestrado del grupo de las Farc, el cabo del Ejército Salín Antonio San Miguel.

La madre del uniformado en situación de retiro, Elvia Castro, y su esposa, Natalie Rodríguez, así como otros familiares, estuvieron en primera fila tanto en el templo como en el Cementerio de Chapinero, donde fue finalmente sepultado.

Unas horas antes del sepelio, el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, rechazó el asesinato y consideró que este hecho es "un llamado de alerta" para brindar mejor atención a los exrehenes.

"Creo que lo mejor es recoger esta experiencia dolorosa del soldado Domínguez asesinado, asesinato que condenamos, para mostrar que estos soldados o policías que han estado secuestrados requieren mucho acompañamiento", dijo Garzón.

El alto cargo citó a una reunión entre el Gobierno y los exrehenes, así como a sus familias, para "impulsar" una política de Estado que los atienda debidamente.

Domínguez fue secuestrado por las Farc el 20 de enero de 2007 cerca de Florencia, capital del departamento sureño del Caquetá, tras un enfrentamiento con rebeldes del frente 49 de esa guerrilla.

En febrero de 2009 fue liberado unilateralmente por los rebeldes junto a los policías Walter Lozano Guarnizo, Alexis Torres y Juan Fernando Galicia.

El militar retirado, padre de una bebé de cinco meses, murió como consecuencia de varios disparos y puñaladas.

Aunque las autoridades médicas indicaron que Domínguez presentaba cuatro impactos de bala y dos heridas de arma blanca cuando llegó al centro de salud, hasta la próxima semana no se conocerán las causas físicas de su muerte, que revelará el Instituto de Medicina Legal.

Domínguez se hizo famoso en Colombia tras recuperar su libertad por la canción "Cómo nos cambia la vida", que compuso durante el cautiverio y llegó a interpretar a capela en el Palacio de Nariño, sede del Ejecutivo colombiano ante el entonces presidente, Álvaro Uribe (2002-2010).

 

últimas noticias