Si le precluyen a Uribe, ¿qué pasa con los procesos de Cadena y Prada?

Noticias destacadas de Judicial

El anuncio de la Fiscalía, de que se solicitará preclusión en el caso contra el expresidente Álvaro Uribe, siembra dudas sobre el desenlace de los procesos contra el abogado Diego Cadena y el congresista Álvaro Hernán Prada, investigados por presuntas maniobras para torcer testigos en favor del exmandatario.

Aunque presuntamente fue el beneficiario, el expresidente Álvaro Uribe no es el único investigado por posible manipulación de testigos. En su momento, junto a él, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema llamó a indagatoria al congresista Álvaro Hernán Prada y, tras cerrar la investigación, ya le dio tiempo para presentar sus alegatos. La Fiscalía, por su parte, llamó a juicio al abogado Diego Cadena por los mismos hechos, y las audiencias se reanudarán en abril. Luego de conocerse que el fiscal Gabriel Jaimes solicitará la preclusión del expediente contra Uribe el interrogante obvio es: ¿en qué quedan estos procesos paralelos que nacieron de los hallazgos de la Corte?

(Los millones que habría entregado a testigos Diego Cadena, el exabogado de Álvaro Uribe)

El proceso contra el expresidente Álvaro Uribe nació en la Sala de Instrucción de la Corte Suprema en febrero de 2018, poco después de que esa instancia se inhibiera de seguir adelante con una denuncia que había instaurado Uribe en contra del senador Iván Cepeda y ordenara que el investigado fuera Uribe. La defensa del expresidente debía presentar un recurso de reposición y, a pocas horas de que se presentara, los abogados de Cepeda alertaron a la Corte de que uno de los principales testigos contra el exmandatario, Juan Guillermo Monsalve, estaba recibiendo presiones para retractarse de sus señalamientos contra el expresidente por supuestos nexos con el paramilitarismo.

Esas presiones se habrían dado desde varios frentes y, entre los implicados, estarían el abogado Diego Cadena y el representante a la Cámara Álvaro Hernán Prada. El abogado Cadena y su socio, Juan José Salazar, ya fueron llamados a juicio por los presuntos delitos de fraude procesal y soborno, luego de que la Fiscalía concluyera que le entregaron más de $40 millones al exparamilitar Carlos Enrique Vélez, alias Víctor, y que Cadena presionó a Monsalve para que se desdijera de lo que ha dicho sobre Uribe, “ofreciéndole asesoría jurídica para presentar en su favor un recurso de revisión y tratar de estudiar su ingreso a la JEP”, se lee en el escrito de acusación en su contra.

(Los temas de las conversaciones entre el senador Uribe y Diego Cadena, según la Corte Suprema)

En el caso del congresista Álvaro Hernán Prada, se investigan sus contactos con Carlos Eduardo López Callejas, conocido como Caliche, un hombre que también intentó convencer a Monsalve de que se retractara. En concreto, Caliche le pidió al testigo contra Uribe que hiciera un video retractándose y además diciendo que Cepeda fue quien le ofreció dádivas. Según las pesquisas de la Corte, Prada pidió a Caliche que hiciera esas gestiones. El representante a la Cámara ha dicho que, por el contrario, fue este hombre quien lo buscó e hizo públicos varios chats con los que busca demostrarlo, pero que para el alto tribunal no son claros.

Le podría interesar: Caso Uribe: las versiones encontradas sobre el congresista Prada según la Corte

En otras palabras, son dos procesos adyacentes a la judicialización de Álvaro Uribe que, si bien nacen de labores de la Corte Suprema, hoy son independientes a las decisiones que tome el fiscal Gabriel Jaimes. El penalista Óscar Sierra explicó, por ejemplo, que “el proceso contra Diego Cadena es bajo otro radicado y lo lleva otro fiscal. Por eso las conclusiones pueden ser distintas”. No obstante, fuentes cercanas al expediente criticaron el daño que podría hacerle al caso Cadena la eventual preclusión a favor del expresidente. Según esas fuentes, habría sido mejor acusar al expresidente y que la Fiscalía fuera vencida en juicio o enfrentar una nulidad.

El fiscal Gabriel Jaimes tendrá que presentar a un juez penal de conocimiento los argumentos por los que considera que el proceso contra Uribe no debería continuar. Esos elementos no se conocen todavía, pero fuentes consultadas le dijeron a este diario que si el funcionario desacredita los testimonios de los exparamilitares Monsalve y Vélez, diciendo, por ejemplo, que faltan a la verdad o que entran en contradicciones, esto beneficiaría a Cadena. “Si en los argumentos de la solicitud de preclusión se ponen en duda los testimonios de Monsalve y Vélez, eso nos ayudaría muchísimo”, aseguró Iván Cancino, abogado de Cadena.

A renglón seguido, Cancino aclaró: “Tengo que esperar a ver la motivación de la preclusión para concluir si es buena o mala para nosotros. En lo que sí debo ser enfático es que Diego Cadena no va a ser chivo expiatorio de nadie. Él se va a defender y en el juicio vamos a demostrar que no hubo delito”. Otras fuentes explicaron que un camino que podría tomar la Fiscalía para no autosabotearse sería argumentar en la solicitud de preclusión que Uribe nunca tuvo conocimiento de las andanzas presuntamente ilícitas de Cadena. “¿Cómo sacan a Uribe del lío sin sacar a Cadena?, se preguntó una fuente, “diciendo que Cadena actuó sin que Uribe supiera”.

Ahora bien, esta hipótesis fue descartada por la Corte en el documento en el que se ordenó la detención de Uribe. “El senador Uribe hizo nacer o reforzó en sus determinados (como Cadena y Juan José Salazar), no solo en virtud de ese vínculo contractual, sino por su autoridad de ascendiente, la idea de llevar a cabo el hecho delictivo”, reza el documento de 1.554 páginas del pasado agosto de 2020. En ese momento la Sala de Instrucción resaltó que las pruebas “permiten, y con suficiencia, colegir razonablemente que el senador Uribe indujo a Diego Cadena y a su equipo a realizar las conductas ilícitas de hacer entregas y prometer entregas de dinero y otras utilidades a cambio de obtener (testimonios)”.

Otra historia distinta es el proceso contra el congresista Prada. Aunque nació a la par con el de Álvaro Uribe, tras la renuncia del expresidente al Senado, la Corte quedó con la facultad para investigar al representante del Huila. Según supo este diario, su defensa, que ha procurado mantener un perfil bajo, cree que lo que se decida sobre la preclusión del caso contra el expresidente Uribe poco puede afectar al de Prada. Y es que, aunque el alto tribunal identificó posibles presiones a testigos a través de un puñado de personas, a juicio de varias fuentes consultadas, las pruebas más fuertes están por el lado de las gestiones que adelantó el abogado Diego Cadena.

Comparte en redes: